viernes 24 de mayo de 2024 19:23:16

LA MATANZA: NOTA DE OPINIÓN POR EL DR. MIGUEL SAREDI “NUNCA VIVIERON PEOR MILLONES DE ARGENTINOS”

Entiendo que estos datos pueden no sonar impactantes o novedosos, pero reflejan la cruda realidad que muchos argentinos están enfrentando en estos momentos

Dr. Miguel Saredi Diputado Nacional (MC). Actual Secretario de Planificación Operativa de LA Matanza.

La situación económica de Argentina enfrenta desafíos críticos que exigen una respuesta urgente  responsable por parte del gobierno. El reciente anuncio de que China no renovará el SWAP por 5.000 millones de dólares deja en evidencia la fragilidad de nuestras finanzas internacionales.

Ante esta situación, la administración liderada por Caputo ha intentado solventar esta brecha con préstamos de varios bancos
internacionales, una medida que, si bien puede proporcionar alivio a corto plazo, plantea preocupaciones
sobre la sostenibilidad a largo plazo.

Además, las proyecciones optimistas sobre la cosecha se han visto desmentidas por la realidad, ya que solo
se espera un aporte de 9.000 millones de dólares en lugar de los estimados 15.000 millones. Esta
disminución en los ingresos agrícolas agrava aún más nuestra precaria situación económica.

Por si fuera poco, el Gobierno argentino se enfrenta al desafío de pagar las cuotas del crédito STAND BY al
FMI, adquirido durante la gestión Mauricio Macri para hacer frente a los intereses de la deuda.

Aunque el inicio del pago de la deuda comenzará a ser efectiva a partir de septiembre de 2026, la falta de un
desembolso significativo por parte del FMI deja al gobierno en una posición comprometida.

La necesidad de abonar 1.100 millones de dólares en mayo a organismos internacionales plantea un dilema
insostenible, ya que el país enfrenta una escasez de dólares. Es en este contexto que se promueve la Ley de
Bases como una medida desesperada para enfrentar la crisis económica. Sin embargo, esta propuesta no
aborda las raíces del problema y plantea riesgos para la estabilidad financiera y social de Argentina.

La propuesta de blanqueo de capitales y el Régimen de Incentivo para Grandes Inversores (RIGI) son
medidas que suscitan preocupaciones legítimas sobre la transparencia y la equidad en nuestras políticas
económicas, especialmente considerando que el RIGI está dirigido a inversores extranjeros que aporten más
de 200 millones y podrían trabajar en la extracción y exportación de recursos naturales como petróleo, gas,
litio, entre otros, sin la obligación de dar explicaciones sobre el origen de esos fondos.

La falta de claridad en cuanto a la procedencia de los fondos y esta posibilidad de eximir a grandes inversores plantea serias
dudas sobre la integridad de nuestro sistema financiero.
Además, la Ley de Bases se suma a una serie de medidas que han generado malestar en la sociedad
argentina, como la reforma laboral, las facultades delegadas, el ajuste en las jubilaciones y el recorte en las
universidades y la cultura. Es imperativo que los legisladores actúen con responsabilidad y escuchen el
clamor de millones de argentinos que están sufriendo las consecuencias de políticas económicas fallidas.

Entiendo que estos datos pueden no sonar impactantes o novedosos, pero reflejan la cruda realidad que
muchos argentinos están enfrentando en estos momentos. Por un lado, es innegable que la calidad de vida ha
decaído significativamente para millones de personas en el país.

La falta de encuentros sociales ha generado un profundo aislamiento emocional y ha afectado negativamente la salud mental de la población. Además, la calidad de los alimentos ha disminuido notablemente, con un acceso cada vez más limitado a productos
nutritivos y frescos.

Por Miguel Saredi: Diputado Nacional (MC). Actual Secretario de Planificación Operativa de LA Matanza.
La situación económica de Argentina enfrenta desafíos críticos que exigen una respuesta urgente y
responsable por parte del gobierno. El reciente anuncio de que China no renovará el SWAP por 5.000
millones de dólares deja en evidencia la fragilidad de nuestras finanzas internacionales. Ante esta situación,
la administración liderada por Caputo ha intentado solventar esta brecha con préstamos de varios bancos
internacionales, una medida que, si bien puede proporcionar alivio a corto plazo, plantea preocupaciones
sobre la sostenibilidad a largo plazo.
Además, las proyecciones optimistas sobre la cosecha se han visto desmentidas por la realidad, ya que solo
se espera un aporte de 9.000 millones de dólares en lugar de los estimados 15.000 millones. Esta
disminución en los ingresos agrícolas agrava aún más nuestra precaria situación económica.
Por si fuera poco, el Gobierno argentino se enfrenta al desafío de pagar las cuotas del crédito STAND BY al
FMI, adquirido durante la gestión Mauricio Macri para hacer frente a los intereses de la deuda. Aunque el
inicio del pago de la deuda comenzará a ser efectiva a partir de septiembre de 2026, la falta de un
desembolso significativo por parte del FMI deja al gobierno en una posición comprometida.
La necesidad de abonar 1.100 millones de dólares en mayo a organismos internacionales plantea un dilema
insostenible, ya que el país enfrenta una escasez de dólares. Es en este contexto que se promueve la Ley de
Bases como una medida desesperada para enfrentar la crisis económica. Sin embargo, esta propuesta no
aborda las raíces del problema y plantea riesgos para la estabilidad financiera y social de Argentina.
La propuesta de blanqueo de capitales y el Régimen de Incentivo para Grandes Inversores (RIGI) son
medidas que suscitan preocupaciones legítimas sobre la transparencia y la equidad en nuestras políticas
económicas, especialmente considerando que el RIGI está dirigido a inversores extranjeros que aporten más
de 200 millones y podrían trabajar en la extracción y exportación de recursos naturales como petróleo, gas,
litio, entre otros, sin la obligación de dar explicaciones sobre el origen de esos fondos. La falta de claridad
en cuanto a la procedencia de los fondos y esta posibilidad de eximir a grandes inversores plantea serias
dudas sobre la integridad de nuestro sistema financiero.
Además, la Ley de Bases se suma a una serie de medidas que han generado malestar en la sociedad
argentina, como la reforma laboral, las facultades delegadas, el ajuste en las jubilaciones y el recorte en las
universidades y la cultura. Es imperativo que los legisladores actúen con responsabilidad y escuchen el
clamor de millones de argentinos que están sufriendo las consecuencias de políticas económicas fallidas.
Entiendo que estos datos pueden no sonar impactantes o novedosos, pero reflejan la cruda realidad que
muchos argentinos están enfrentando en estos momentos. Por un lado, es innegable que la calidad de vida ha
decaído significativamente para millones de personas en el país. La falta de encuentros sociales ha generado
un profundo aislamiento emocional y ha afectado negativamente la salud mental de la población. Además, la
calidad de los alimentos ha disminuido notablemente, con un acceso cada vez más limitado a productos
nutritivos y frescos. La precariedad en los servicios de salud y educación también ha alcanzado niveles
preocupantes, con largas esperas en hospitales y centros de atención, y un deterioro en la calidad de la
enseñanza que afecta principalmente a los sectores más vulnerables. En cuanto al ocio, la situación es
desoladora para muchas familias, que apenas pueden permitirse buscar ofertas para cubrir las necesidades
básicas de subsistencia. Esta realidad ha llevado a aumentar la opción de querer irse del país en busca de
mejores oportunidades a miles de jóvenes y echa por tierra ese apotegma permanente que se repetía años
anteriores, que se iban por el Peronismo. A pesar de las opiniones de economistas liberales o los mensajes de
los medios de comunicación oficiales, parece evidente que nos estamos encaminando por un sendero
problemático que requiere atención urgente.

En este contexto, es crucial que se establezca un diálogo abierto y transparente entre el gobierno y la
sociedad para encontrar soluciones sostenibles y equitativas a nuestros desafíos económicos. Es hora de
abandonar la improvisación y adoptar un enfoque basado en la planificación estratégica y el consenso
democrático. El futuro de Argentina depende de las decisiones que tomemos hoy. ¡Basta de incertidumbre,
es hora de actuar con determinación y visión a largo plazo!
Foto de portada:

Filas en hospitales, un triste reflejo de la crisis económica que golpea a millones de argentinos. La precariedad en el
acceso a la salud.

La angustia que refleja la luchan por llegar a fin de mes en medio de la crisis económica. En un país donde los
desafíos financieros son una realidad diaria, la incertidumbre y la preocupación por el futuro se hacen palpables en
cada hogar.

La precariedad en los servicios de salud y educación también ha alcanzado niveles preocupantes, con largas esperas en hospitales y centros de atención, y un deterioro en la calidad de la enseñanza que afecta principalmente a los sectores más vulnerables.

En cuanto al ocio, la situación es desoladora para muchas familias, que apenas pueden permitirse buscar ofertas para cubrir las necesidades básicas de subsistencia. Esta realidad ha llevado a aumentar la opción de querer irse del país en busca de
mejores oportunidades a miles de jóvenes y echa por tierra ese apotegma permanente que se repetía años
anteriores, que se iban por el Peronismo. A pesar de las opiniones de economistas liberales o los mensajes de
los medios de comunicación oficiales, parece evidente que nos estamos encaminando por un sendero
problemático que requiere atención urgente.

En este contexto, es crucial que se establezca un diálogo abierto y transparente entre el gobierno y la
sociedad para encontrar soluciones sostenibles y equitativas a nuestros desafíos económicos. Es hora de
abandonar la improvisación y adoptar un enfoque basado en la planificación estratégica y el consenso
democrático. El futuro de Argentina depende de las decisiones que tomemos hoy. ¡Basta de incertidumbre,
es hora de actuar con determinación y visión a largo plazo.

Filas en hospitales, un triste reflejo de la crisis económica que golpea a millones de argentinos. La precariedad en el
acceso a la salud.

La angustia que refleja la luchan por llegar a fin de mes en medio de la crisis económica. En un país donde los
desafíos financieros son una realidad diaria, la incertidumbre y la preocupación por el futuro se hacen palpables en
cada hogar.