lunes 22 de julio de 2024 07:17:08

Fernando Espinoza y el sueño del pibe

0

Espinoza consiguió un espacio privilegiado al convertirse en el compañero de fórmula de Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados de La Nación, para competir en las próximas elecciones primarias

063a6bdPor la Licenciada Martina Herreros. El sueño se volvió realidad… O al menos en parte. Y es que la historia de Fernando Espinoza parece auténticamente sacada de un libro de cuentos de hadas. De remisero a candidato a gobernador de la provincia más grande de la República Argentina, el actual intendente de La Matanza realizó una meteórica carrera política, y para asombro de todos, alcanzó una meta deseada por muchos y ganada por pocos.

A pesar de todos los pronósticos desafortunados que vaticinaban el fracaso de su postulación como gobernador de Buenos Aires por el Frente para la Victoria, el cacique matancero pateó el tablero y consiguió un espacio privilegiado al convertirse en el compañero de fórmula de Julián Domínguez, presidente de la Cámara de Diputados de La Nación, para competir en las próximas elecciones primarias.

La dupla no sólo obtuvo el visto bueno de Cristina Fernández, sino que también fue celebrada por varios intendentes del conurbano bonaerense como Raúl Othacehé, de Merlo, Hugo Curto, de Tres de Febrero, y Mariano West, de Moreno, quienes asistieron al lanzamiento oficial de su candidatura, la cual tuvo lugar en un conocido restaurante de San Justo.

Y aunque el jefe comunal no obtuvo la titularidad de la boleta, sí se quedó con un lugar más que seductor y disputará el lugar que ganó, podría decirse legítimamente, como candidato a vice-gobernador contra la otra fórmula que presenta el FPV: el binomio Fernández –Sabbatella.

La lista contrincante es una digna adversaria, ya que está constituida por dos hombres fuertes y de confianza del kirchnerismo: Aníbal Fernández, actual jefe del gabinete de ministros, quien a su vez tiene un largo historial junto al oficialismo, y Martín Sabbatella, presidente del AFSCA y ex intendente del partido de Morón.

La contienda será ardua, pero Espinoza cuenta con dos ases en la manga: en primer lugar, posee una valiosa afinidad con Daniel Scioli, actual gobernador de la provincia de Buenos Aires y único candidato a presidente del FPV, lo que le brinda una posición estratégica a la hora de tejer alianzas políticas; en segundo lugar, el intendente cuenta con el amplio amparo del electorado matancero, el cual, a pesar de que sus gestiones son consideradas deficientes y de que sobre ellas pesan numerosas denuncias por corrupción, continúa brindándole su apoyo en los sondeos de opinión.

Si bien aún es pronto para realizar análisis futurológicos (sobre todo teniendo en cuenta lo sensible, pasional y volátil que se ha vuelto el voto argentino en los últimos años), podría afirmarse que el combate que dará Espinoza como principal armador de Julián Domínguez será por lo menos interesante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *