Publicación: 22/01/2018

EN LA LEGISLATURA BONAERENSE COMIENZAN LOS PREPARATIVOS PARA EL DEBATE SOBRE LA REFORMA POLÍTICA

¿Voto electrónico, boleta única electrónica, boleta única en papel o seguir con el sistema tradicional de boleta partidaria en papel? ¿Primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias sí o no? Esas serán dos de las preguntas centrales en el debate que Cambiemos abrirá este año en la Legislatura bonaerense en torno a distintos temas vinculados a reforma política, en línea con la discusión abierta a nivel nacional por el gobierno de Mauricio Macri y que se retomará en pocas semanas en el Congreso.

La metodología de votación y la continuidad o no de las controversiales PASO están entre los temas que anticipan más polémica de una cargada agenda legislativa que sobre la que en los próximos días ya se pondrán a trabajar diputados y senadores provinciales del oficialismo.

El debate provincial irá en línea con el avance de la discusión por la reforma política en Nación, que se concentrará a partir de marzo en el Senado. La idea del equipo del presidente Mauricio Macri abrir un nuevo round, luego de que el tratamiento de un proyecto que fue aprobado en Diputados el año pasado quedara trunco por la falta de consensos entre los gobernadores. Ahora, con un nuevo escenario y el músculo político que obtuvo al imponerse en las elecciones de medio término, Cambiemos tiene decidido avanzar tanto a nivel nacional como en el principal distrito del país con el proyecto de reforma política.

“Las dos discusiones van a ir de la mano”, dice un referente del oficialismo bonaerense, en donde admiten que buscarán aprovechar la coyuntura de un año no electoral. “Lo que es seguro es que la discusión va a tener su punto central en el voto. Tenemos que discutir qué sistema vamos a implementar”, afirma.

En cuanto al tema central de la agenda, el sistema de votación, no hay, ni a nivel nacional ni provincial, certezas sobre el camino por el que se buscará avanzar. Hasta hace algunos meses, todo indicaba que Cambiemos buscaría avanzar a partir del modelo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y Salta, es decir, el de Boleta Única Electrónica. Ahora, hay varias posturas internas e incertidumbre sobre los pasos a seguir.

El nudo central del problema reside en los consensos políticos. ¿Qué sistema será el que menos resistencias genere en los sectores del peronismo que deberán prestar apoyo para que pueda llevarse a la práctica? Es que, más allá del enorme avance en términos numéricos que resultó de las elecciones legislativas del año pasado, Cambiemos todavía depende, tanto en el Congreso como en la Legislatura provincial, de los votos de la oposición.

“Estamos abiertos a discutir cualquier alternativa. Pero el sistema de votación se tiene que poner en debate”, reiteran desde el oficialismo, donde entienden que la experiencia de las demoras que se experimentaron el año pasado en el recuento de votos de las PASO hacen necesaria dejar atrás la boleta partidaria en papel. Enfrente, amplios sectores de distintas vertientes del peronismo que recelan cualquier iniciativa que implique la incorporación de tecnología.

En el ámbito bonaerense, las posibilidades son varias. En un sector de Cambiemos se empuja la idea de avanzar con un proyecto que contemple la Boleta Unica Electrónica que ya usan CABA y Salta. Es que además de esos distritos, hay otras dos provincias, una de ellas de peso electoral, que ya votaron en sus legislaturas la puesta en vigencia del nuevo sistema a partir de 2019. Una es Córdoba y la otra es Neuquén.

Hay otras opciones en el horizonte. Está, por ejemplo, el modelo de Santa Fe, donde rige la boleta única de papel por categoría. Pero el sistema no cuenta con muchas adhesiones en las filas del oficialismo.

El otro punto álgido en la reforma política es el de la continuidad o no de las PASO, un mecanismo que se implementó en 2009 por impulso del ex presidente Néstor Kirchner y que el año pasado quedó en el centro de todos los cuestionamientos por su inutilidad. Casi ninguna fuerza dirimió sus candidaturas a través de este mecanismo. Con todo, las Primarias tienen detractores pero también algunos defensores en las filas de Cambiemos, por lo que también deberán trabajar en el oficialismo para unificar posturas.

AGENDA DE REFORMAS

Con todos esos condimentos polémicos, la reforma política es uno de los numerosos puntos en la agenda legislativa de Cambiemos. Esta semana, legisladores del oficialismo comenzarán, de a poco, a reunirse para definir el esquema de trabajo de 2018. Todo se iniciará, aseguran, con la visita de la gobernadora María Eugenia Vidal en los primeros días de marzo para poner en marcha el período ordinario, con lo que descartan convocar a sesiones extraordinarias, una posibilidad que sonó fuerte en los últimos días.

Además de la reforma política, en la Legislatura bonaerense encararán este año un debate por la reforma en el Código de Procedimiento Penal de la Provincia. El anteproyecto saldrá de la comisión de trabajo con distintos sectores que viene coordinando el ministro de Justicia bonaerense Gustavo Ferrari. La idea, aunque todavía en estado de discusión, es ampliar la participación de las víctimas en el proceso penal, entre otros puntos.

El oficialismo también buscará abrir un debate por una reforma en el Código Civil y Comercial.

Pero el año legislativo, en el que Cambiemos es mayoría en el Senado provincial y está a pocos votos de serlo en Diputados, tendrá también como eje el tratamiento de un proyecto que impulsa Vidal desde su llegada al gobierno provincial pero que no consiguió consenso hasta ahora: la ley de obra pública, que reemplazará a la vieja normativa de la década del ‘60.

Finalmente, hay en análisis dos proyectos que amenazan con despertar enorme polémica que podrían comenzar a debatirse en los primeros meses del año legislativo. Una es la posible reforma previsional, con eje en la idea de una eventual armonización del Instituto de Previsión Social y el Anses. La otra, dicen, es la reforma del Estatuto Docente.Por José Maldonado
jmaldonado@eldia.com,textual para el diario El Día

Deja un comentario