lunes 22 de julio de 2024 07:42:00

LA PLATA: LA INTERNA PERONISTA ARDE Y VUELAN LOS PASES DE FACTURA A LOS ALIADOS DEL GOBERNADOR KICILLOF

Para evitar una derrota, Magario cajoneó el proyecto de La Cámpora que multiplica por siete las indemnizaciones. En Diputados, los libertarios “dialoguistas” ahora ponen condiciones a Kicillof

En el séptimo mes del año, la Legislatura bonaerense tendrá acción discontinuada con una semana de diferencia, si es que en Diputados se alinean los planetas. El 3 de julio, los senadores serán quienes abran el telón legislativo. Si bien la agenda de sesión no está definida, ya saben que en el temario no estará el polémico proyecto de La Cámpora que multiplica por siete las indemnizaciones laborales.

Mientras que en la Cámara Baja, la sesión del 10 de julio está condicionada a que el oficialismo asegure los votos para dar luz verde a uno de los proyectos impulsados por el ministro de Salud, Nicolás Kreplak. Algo que por el momento está bastante frío, pero no tanto como el freezer en el que metió la vicegobernadora Verónica Magario al proyecto de ley (que cuenta con la media sanción de Diputados gracias al voto de los libertarios “dialoguistas”) de la diputada camporista Maite Alvado, por el cual se modifica el índice de actualización de las indemnizaciones por despido.

Este proyecto provocó el rechazo de todo el arco productivo bonaerense y de los bloques opositores en el Senado, que se unieron para manifestar su desaprobación.

En declaraciones periodísticas, Magario afirmó que el proyecto no era del Ejecutivo. “Viene de Diputados”, dijo la vicegobernadora, dando a entender que la iniciativa tenía como destino un oscuro cajón. Al no habilitar su paso por comisiones, dejó al descubierto las tensiones que hay entre La Cámpora y el Ejecutivo bonaerense.

A la vicegobernadora no le importó mucho el apoyo del ministro de Trabajo bonaerense, Walter Correa, quien dijo que la iniciativa de La Cámpora era “positiva para los trabajadores”, comprometiendo el involucramiento de la cartera laboral. ¿O será que lo guardó hasta que se enfríen las aguas?

La presión del sector fabril y las cámaras pymes de la provincia para que no se convierta en ley fue realmente muy fuerte. Incluso lograron que el bloque de los “libertarios blue” (integrado por Carlos Kikuchi, exarmador nacional del presidente Javier Milei) sumara su rechazo al de los demás bloques opositores, por lo que si el proyecto seguía su curso, el oficialismo se exponía a su primera derrota en el Senado.

Recinto del Senado bonaerense
La salida elegante del tema vino desde la Gobernación, donde afirmaron que la iniciativa de La Cámpora iba a contramano de los esfuerzos del gobernador para que las pymes sean el motor de la economía ante la grave situación económica, pegándole por elevación al Gobierno nacional y olvidándose que, desde que Kicillof gobierna la provincia de Buenos Aires, el Estado bonaerense se convirtió en una gran agencia de colocación.

Según consta en un informe elaborado por el senador provincial Marcelo Daletto (bloque UCR Cambio Federal), en su primer período de gobierno. Kicillof pidió a la Legislatura, en la Ley de Presupuesto (2020, 2021, 2022 y 2023), la autorización para crear 70.804 cargos. Es decir, en 1.460 días se incorporaron en promedio 48.5 personas por día a la administración pública bonaerense.

En Diputados, ¿habrá sesión?.
Como están las cosas, parecería que el oficialismo pospondría nuevamente la sesión, todavía sin convocar, del 10 de julio en la que debería tratarse, entre otros temas, la creación de la empresa estatal de emergencias médicas. Uno de los proyectos, al igual que el de la creación de un laboratorio provincial de medicamentos, que más le interesan al Ejecutivo provincial.

¿Qué pasó? Los libertarios “dialoguistas” posibilitaron -en complicidad con el oficialismo- con el faltazo de dos de sus diputadas (Constanza Moragues y Blanca Alessi) que el proyecto pasara por una de las comisiones donde Unión por la Patria estaba en desventaja. Cosa que en las comisiones restantes, para sorpresa de todos, votaron por la negativa argumentando que no estaba claro de dónde saldrían los fondos. Algo que al oficialismo no lo despeinó al contar con mayoría en las comisiones de Legislación General y Presupuesto. De esta manera, el proyecto impulsado por el ministro de Salud, Nicolás Kreplak, pasó sin problemas para ser tratado en el recinto.

En los pasillos de la Legislatura se tejen un sinfín de especulaciones sobre por qué el bloque libertario “dialoguista”, “Unión, Renovación y Fe” (los “traidores” para los mileístas de pura cepa) mostró los dientes en uno de los proyectos clave para el Gobierno de Kicillof.

El bloque a pleno de los libertarios “dialoguistas”
Uno de los diputados de La Libertad Avanza dijo a MDZ: “Los traidores se dieron cuenta tarde de que se vendieron por nada. Les prometieron todo y no les dieron nada. Les inventaron una quinta vicepresidencia sin firma que no vale nada, no les dieron los contratos que les habían prometido y tampoco les dieron la silla en el directorio del Banco Provincia. Esa es la frutilla del postre que le reclaman a Kicillof por la traición”.

Por el lado del PRO, no descartaron que sea una estrategia para hacer valer los nueve votos del bloque que necesita el gobernador; por lo que uno de los legisladores amarillos dijo a este diario: “Se ve que estos muchachos aprendieron rápido”, y poniendo un manto de sospechas destacó: “Ojo, puede pasar cualquier cosa. No descartes que se estén prestando a la interna que tiene Kicillof con La Cámpora, es un proyecto de Kreplak y ahí los que muerden son los de La Cámpora”.

Lo cierto es que para que el gobernador pueda conseguir la aprobación de las leyes que necesita para el segundo semestre y el próximo año, los negociadores de Unión por la Patria en la Cámara Baja bonaerense van a tener que “aceitar” la relación con los nueve diputados del bloque libertario “dialoguista”, que asumieron prendidos a la boleta de Javier Milei y rápidamente se aliaron a las filas del oficialismo provincial.