domingo 21 de abril de 2024 15:03:01

LEGISLATURA BONAERENSE: SALE A LA LUZ OTRO “CHOCOLATE” QUE MANEJA “ÑOQUIS”, CHEQUES Y HASTA UNA PROVEEDORA DEL ESTADO

Hugo Sini tiene un cargo en la Cámara de Diputados provincial; Julio Rigau y Claudio Albini le birlaron decenas de prestanombres cuando enfermó; su prédica contra los “embates del liberalismo”

LA PLATA. Hugo Alberto Sini tiene 66 años y décadas de militancia en el peronismo. Se presenta como congresal del PJ provincial y dirigente barrial, y a veces cuenta que trabaja en la Legislatura bonaerense. Pero sólo entre los muy allegados detalla que es otro “Chocolate”. Recolecta “ñoquis” y prestanombres para “la política” entre los más necesitados de los arrabales de la ciudad, donde construyó un pequeño imperio, según reconstruyó LA NACION durante las últimas semanas.

Sini es un veterano de la Cámara de Diputados provincial, donde conoce a muchos y lo conocen más. Conforma una tríada junto al subdirector de Personal de la Legislatura, Claudio Albini –detenido como presunto miembro de una asociación ilícita que desvió cientos de millones de pesos de las arcas públicas–, y a Néstor “Pochi” Méndez, primo de Raúl “El Cabezón” Pérez, el operador todoterreno y armador nacional de Sergio Massa.

TAN PODEROSO, TAN FRÁGIL: LA PARADOJA DE MILEI

La relación entre Sini y Albini registra, sin embargo, altibajos. Ocurrieron cuando Sini afrontó serios problemas de salud que lo mantuvieron alejado del ruedo durante meses y, según cuentan en el PJ platense, el subdirector de Personal de la Legislatura, junto a Julio “Chocolate” Rigau, le birló su “paquete” de “ñoquis”.

No sólo eso. Los fieles a Sini detallan que Albini también perjudicó a los familiares de Sini, entre los que figuran su esposa, Patricia Andrea Teves (64 años), quien trabaja o trabajó tanto en la Cámara de Diputados como en el Senado bonaerenses, al igual que María Eva Sini (35), en tanto que Luciana Soledad Sini (42) figura sólo vinculada a la Cámara de Diputados provincial.

Sini integra, así, el listado de políticos, “chocolates”, gestores de “ñoquis” y cobradores de cheques con fondos públicos que operan dentro y alrededor del Palacio Legislativo provincial, y que además de “Chocolate” Rigau –vinculado al peronismo a través del Frente Renovador–, incluye al condenado senador bonaerense Antonio Armando Nieto (Pro) y sus colaboradores, a Hugo Muguerza (también en el Senado por Pro, aunque con extensa trayectoria en el radicalismo platense), su pareja María Josefina Ortellado, y desde hace unos días incluye un pedido de desafuero de la senadora Flavia Delmonte (UCR), a la que quiere indagar la Justicia junto a dos asesores.

Registros criminales
Tanto Hugo como Soledad Sini ya aparecen mencionados, en tanto, en varias investigaciones que tramitan en los tribunales penales de esta ciudad. Figuran vinculados a la banda criminal que integraron jueces como César Melazo, policías y barrabravas que cometieron una larga lista de delitos en esta capital provincial y sus alrededores. Varios ya fueron condenados y entre ellos figuró Ángel “Pipi” Yalet, el esposo de Soledad.

Chofer y proveedor de teléfonos y armas de fuego de la banda que se dedicaba al narcotráfico, los robos y los secuestros, Pipi Yalet también figuró como supuesto empleado en la Cámara de Diputados bonaerense. Se abocó junto a Hugo Sini a cobrar decenas de cheques que salían de la Legislatura a nombre de terceros, según surge de escuchas telefónicas e intercambios de mensajes de WhatsApp que obran en los tribunales y cuya copia obtuvo LA NACION.

Así surge, por ejemplo, del diálogo que el 7 de febrero de 2018 mantuvieron otros dos miembros de la banda criminal, Javier Ronco y Enrique “Quique” Petrullo, quien quería tener más datos de Sini para, eventualmente, robarle. ¿Y qué datos recibió? Que Pipi Yalet manejaba un “desparramo” de cheques que conseguía su suegro de la Cámara de Diputados, además de facturar con una “cooperativa” en Arana, en las afueras de esta capital, y un taxi trucho que tenía el número de disco 484.

Ronco le aportó más detalles a Quique Petrullo. Entre otros, que Sini le entregaba cerca de 120 cheques por entre $43.000 y $57.000 cada uno a su yerno, todos los meses, por un total de entre $5,1 millones y $6,8 millones, según consta en probanzas judiciales a las que accedió LA NACION, lo que equivalía a entre 258.000 y 342.000 dólares –al tipo de cambio entonces vigente– cada 30 días.

¿Por qué Petrullo tenía en la mira a Pipi Yalet y, en especial, a su suegro? Porque tenía el dato de que Hugo Sini escondía cerca de 500.000 dólares en una vivienda de Parque Sicardi, otro barrio de las afueras de La Plata. En otras palabras, un miembro de la banda quería robarle al suegro de otro miembro de la banda.

Esas y otras revelaciones que constan en varias fiscalías y juzgados de los tribunales penales platenses sí afectaron a Pipi Yalet, que terminó desligado de la Cámara de Diputados provincial, pero no alteró los vínculos laborales de Hugo Sini, quien define a Juan Domingo Perón como “Dios” en las redes sociales donde sube fotos con Axel Kicillof, Hugo Moyano, Malena Galmarini y Estela de Carlotto, entre otros, y convoca en documentos públicos a “resistir los embates del liberalismo”.

En las redes sociales Sini también mostró dos claros focos de interés. El primero, el club Gimnasia y Esgrima de esta ciudad. El segundo, repostear y respaldar cada actividad y declaración de Jorge D’Onofrio, otrora senador provincial por Unión PRO –hasta que se distanció de Francisco de Narváez– y desde hace una década referente en Pilar del Frente Renovador de Sergio Massa: fue senador y diputado provincial por el massismo y es desde 2022 el ministro de Transporte provincial del gobernador Kicillof.

En simultáneo con sus prédicas políticas y sus diatribas contra el liberalismo, sin embargo, Sini constituyó una sociedad de responsabilidad limitada. La denominó “Los Herederos”, que integró junto a su esposa, su hija Luciana, y Mariana Noemí Vázquez Sánchez (42), quien también figura en los registros laborales de las cámaras de Diputados y Senadores bonaerense. La SRL se registró como proveedora del Estado.