domingo 21 de julio de 2024 10:04:25

LA JUSTICIA IMPERFECTA

0

La mujer de los ojos vendados fue creada sobre la base de la bondad de una
sociedad civilizada, ajena a la Justicia por mano propia, respetuosa de
las normas jurídicas y de sus sinceras aplicaciones

Hugo-Lopez-Carribero-4Artículo producido por el Abogado Penalista Dr. Hugo López Carribero. Tradicionalmente la Justicia ha sido representada por una mujer alta y esbelta, vestida con una túnica larga hasta el piso, de cabellos largos,
con una espada en su mano derecha y una balanza de dos platillos en sumano izquierda. Pero además de esto con una particularidad, los ojos
vendados. La ceguera generada a propósito de esa mujer fue pensada para dos
objetivos: A. No tener preferencias a favor de algún ciudadano (de este
modo no podría advertir quiénes son los que están siendo juzgados); y B.
El cumplimiento de la ley sin hacer excepciones, la ley es dura pero es
ley.

Ese concepto tradicional responde a la equidad, a la imparcialidad y a la
ecuanimidad.

La mujer de los ojos vendados fue creada sobre la base de la bondad de una
sociedad civilizada, ajena a la Justicia por mano propia, respetuosa de
las normas jurídicas y de sus sinceras aplicaciones. En la Justicia debe
prevalecer la mesura, la sensatez, la discreción, la prudencia, en fin.

Para que un juez cuente con el aval de la sociedad en la aplicación de la
ley, es necesario que previamente los ciudadanos le otorguen legitimidad
al Congreso en cuanto a las leyes justas que de allí emanan.  Para la
ciudadanía, ningún Tribunal debería avocarse al estudio de una ley odiosa
o infame, contraria al sentido común y los intereses genuinos sociales.

Es por ello que la ley se presume justa, y el ciudadano de a pie siempre
cuestiona mas a las decisiones judiciales que a las leyes inadecuadas.

Hasta pareciera que hay mas responsabilidad cívica en los jueces que en
los legisladores, de manera aparente desde ya.

Pero sin embargo para muchos, a veces con justa razón, y como lo afirmaba
Arnulfo Romero, la Justicia es como una serpiente que nunca muerde las
botas, sólo los pies descalzos.

En algunas caricaturas se observa a la mujer de los ojos vendados con un
ojo parcialmente tapado, espiando la identidad de los que se debe juzgar.

Allí es donde la Justicia pierde imparcialidad. Entonces puede observarse
que las leyes justas no tienen relevancia alguna. La labor legislativa es
tirada por la borda, y la corrupción judicial adquiere ribetes obscenos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *