martes 2 de marzo de 2021 🕒 01:33:13
El tiempo - Tutiempo.net

SAN MIGUEL: Franco La Porta quedó marginado y no obtendría su reelección

Mientras duró la amenaza del diluido Grupo de los 8, el scioslimo apostó a esmerilar las chances electorales de los intendentes díscolos que desafiaban su poder impulsando un armado dispuesto a competirle, en la interna del Frente para la Victoria, la representación del sello oficial al mismísimo Daniel Scioli.

Secuenciada, la pulseada con los rebeldes escribió capítulos de abierta beligerancia, con otros de concesiones mutuas. Cuando el armado massista dejaba trascender la decisión –finalmente nunca concretada- del tigrense de lanzarse a la batalla provincial, desde La Plata regaron la aparición de candidatos propios en los distritos controlados por los díscolos.

El caso más emblemático fue, por los nombres de los contrincantes y por el simbolismo del campo de batalla, la irrupción del hermano del Gobernador, Nicolás Scioli, como pre-candidato del oficialismo en Tigre para competirle en la interna a Sergio Massa. Una suerte reacción formato Ley de Talión que se extendió, además, a otro distrito de la Primera Sección electoral, San Miguel comandado por otro rebelde.

Allí, Daniel Scioli apadrinó y fogoneó, en persona, la candidatura de Franco La Porta, el diputado oficialista que preside la Comisión de Presupuesto de la Cámara Baja provincial, para competirle al rebelde Joaquín de la Torre, uno de los más críticos con la gestión provincial del puñado de intendentes que le daban forma alGrupo de los 8.

El más claro mensaje político que protagonizó Scioli junto a La Porta, fue en diciembre último, unas semanas después de que el diputado provincia lanzara, formalmente, su candidatura a intendente en representación del oficialismo. El mandatario provincial participó junto al legislador de una jornada solidaria “Buenos Aires + San Miguel, por más Justicia Social”. Una semana antes, el ministro del interior, Florencio Randazzo, había apuntalado, también, la postulación de La Porta.

“Gracias a Franco, yo tengo presupuesto para administrar la provincia. En una Legislatura donde somos minoría, logró un consenso”, piropeó Scioli aquella vez al legislador que defendió el proyecto de Ley Madre impulsado por el Ejecutivo, que había cosechado fuerte resistencia interna, además de fuertes rechazos por parte de la oposición. La arenga del mandatario provincial incluyó, además, un claro mensaje de inocultable respaldo político para su pretensión local: “quiero destacar la gran preocupación que tiene La Porta por San Miguel”, dijo.

El acuerdo con Sergio Massa y la incorporación de los alcaldes que lo secundaban a las filas del oficialismo cambió el escenario en ese distrito de la primera sección electoral. Embarcados en contener, ahora, a los alcaldes críticos, desde el Ejecutivo provincial hubo marcha atrás en la estrategia de ‘candidatos propios’ a quienes hicieron ‘replegar’ en sus distritos. Algunos la tuvieron fácil a la tarea, como Nicolás Scioli. Al fin y al cabo, nunca fueron más que ‘guapeadas‘ discursivas sin desembarco ni armado territorial. En otros, la concesión a los rebeldes implicaba ‘barrer’ una campaña abiertamente lanzada por la candidatura distrital.

En San Miguel, según trascendió, la decisión de ‘bajar’ la candidatura de La Porta para allanar la reelección de Joaquín de la Torre se tomó en calle 6 en el marco de un acuerdo, no escrito primero pero sellado después –aunque finalmente incumplido- que contemplaba respaldar la reelección del actual presidente de la Comisión de Presupuesto de la Cámara Baja. Era, se dijo, antes que por la decisión de “desarmar” en su distrito -o además de por ello- en pago al compromiso que había asumido La Porta en la defensa de la Ley de Presupuesto –Scioli logró en la Provincia ll que Cristina no pudo conseguir en la Nación- además del alineamiento del legislador en otros proyectos claves impulsados por el Ejecutivo.

En el armado previo de las listas, antes de pasar el filtro final en Casa Rosada, La Porta se había quedado con el quinto lugar. Ese fue, aseguran, el acuerdo alcanzado en la seccional que los intendentes llevarían a la Rosada el sábado último, a las 10 de la mañana. Tarde: algunas horas antes, aseguran que durante la madrugada, una reunión entre el encargado de discutir las listas de la Provincia Alberto Pérez, con elportador de la lapicera Rosada, Carlos Zannini, terminó marginándolo de la oferta electoral.

En Legislatura, se suman heridos como La Porta que después de acuerdos previos quedaron marginados de las listas, y sin chances de renovar mandato. Un escenario complicado en la relación entre el Ejecutivo y el otro poder clave del que depende, se sabe, buena parte del avance en términos de la gestión provincial. Fte.infocielo

 

Deja una respuesta