jueves 25 de abril de 2024 05:10:28

CRIMEN DEL EMPRESARIO EN SAN ANTONIO DE PAUDA: PERIAN LAS ARMAS ENCONTRADAS EN EL LOCAL DE UNO DE LOS PRÓFUGOS

El asesinato de Gabriel Izzo, dueño de un aserradero de la zona oeste del conurbano, ocurrió el viernes en Merlo. Los investigadores aguardan los resultados del cotejo balístico de las dos armas secuestradas tras un allanamiento a un local que uno de los sospechosos prófugos le alquila al único detenido por el caso.

Los investigadores del crimen de Gabriel Izzo, el comerciante asesinado el viernes pasado durante un asalto a su casa de la localidad bonaerense de San Antonio de Padua, aguardan los resultados del cotejo balístico de las dos armas secuestradas tras un allanamiento a un local que uno de los sospechosos prófugos le alquila al único detenido por el caso.

Personal de la Delegación de la Policía Científica de Morón analizará las pistolas marca Bersa Thunder calibres .380 y 9 milímetros que fueron incautadas tras un allanamiento a un local donde funciona la pizzería “Lo de Cata”, ubicado en la calle Gervasio Pavón al 3500, de la localidad bonaerense de Castelar Sur, partido de Morón.

El cotejo se realizará con las vainas servidas halladas en la escena del crimen y con las armas secuestradas a la víctima, una pistola Bersa calibre 40 y un revólver 38. En tanto, al momento de ser apresado Walter Rodríguez Sierra, único detenido por el crimen, la policía encontró 87 municiones calibre 40; 151 municiones calibre 9, y tres municiones 380.

Los investigadores, en tanto, están detrás de los prófugos vinculados al hecho, uno de ellos Mac Dougall, quien trabajaba para Rodríguez Sierra y a su vez le alquilaba el local donde fueron halladas las armas de fuego y objetos presuntamente robados a la víctima. La otra persona prófuga se cree que es quien condujo el Volkswagen Gol con el que los delincuentes huyeron.

Además, según publicó este lunes la agencia Télam, Rodríguez Sierra, conocido como “El Uruguayo”, se desempeñaba desde 2015 como jefe de calle encargado de las campañas electorales del partido Juntos por el Cambio en Morón y durante la gestión de Ramiro Tagliaferro trabajó como chofer de un secretario de Gobierno.

El asesinato de Izzo, dueño de un aserradero de la zona oeste del conurbano, ocurrió el viernes a las 4.20 en su casa de Italia 1077, a pocas cuadras del centro de la estación de San Antonio de Padua. Allí, también fue gravemente herida su esposa, hija del propietario de la empresa “Petinari”, dedicada a la fabricación de acoplados, del partido de Merlo. Fte.ln1