martes 15 de junio de 2021 🕒 22:27:05

LA INFLACIÓN ESTÁ SIN RUMBO AL IGUAL QUE ESTE GOBIERNO EN SU INTENTO DE CONTROLARLA

Miguel Saredi. Se conoció el índice de Precios al Consumidor correspondiente a abril, que llegó al 4,1%.  Aunque muestra una desaceleración respecto a la inflación de marzo, que se ubicó casi en el 5%, sigue siendo un dato alarmante en una economía argentina que sigue pagando las consecuencias de la pandemia y donde la escalada de precios lleva cada día a cientos de argentinos a caer bajo la línea de pobreza.

Quienes se tienen que ocupar de controlar el precio de los alimentos y los productos de primera necesidad relativizan los números, avisan que próximamente se van a estabilizar cuando ya nadie lo cree; y toman medidas sin rumbo y sin resultados concretos que van desde los promocionados acuerdos de precios y salarios, las amenazas directas a los empresarios o el llamado a los dirigentes sindicales a auditar y controlar lo que hacen las empresas alimenticias.

La inflación de abril volvió a trpar: 4,1%

La inflación está sin rumbo al igual que este gobierno en su intento de controlarla, haciendo “equilibrio” entre las viejas y malas recetas kirchneristas y el “espíritu dialoguista” que inauguró elalbertismo que cada tanto reflota, pero que tampoco sirve para calmar el panorama.

Vivimos en una economía que sufre las consecuencias de la pandemia, con un plan de vacunación nacional con demoras que impide tener certezas a corto y mediano plazo sobre la marcha de la variables económicas; y un empresario que no cree en el rumbo de este Gobierno y es testigo y víctima de las internas furibundas que circulan  a la vista de todos.

Aumento de la carne: la diferencia entre precios populares y comerciales llega al 218%

En medio de esto queda el 42% de la población que se encuentra bajo la línea de la pobreza. Un 42 por ciento de argentinos y argentinas que con sus ingresos no puede cubrir el valor de la canasta básica de alimentos, que depende en muchos casos de la asistencia del Estado y no ve salida ni alternativas. Que vive de las changas o del trabajo informal, que sale a calle para sobrevivir pese a las restricciones y al miedo que le genera el coronavirus y que encima de todo esto es presa de la inseguridad que creció fuertemente en plena pandemia.

¿Qué hace el Gobierno para garantizar trabajo, salud y seguridad? ¿Sigue por la vía del asistencialismo o genera fuentes de trabajo genuinas? ¿Se han sentado las bases de confianza y credibilidad para que las empresas confíen en el país e inviertan? No creo. Un gobierno sin rumbo claro, tironeado por los diversos intereses que lo confluyen, solo puede generar más inestabilidad y crisis.

Déficit Fiscal: por el aumento del gasto, será dificil cumplir con el Presupuesto

Lo único que hizo hasta ahora es tratar de enfrentar improvisamente los embates que genera la pandemia y las restricciones para parar la circulación del virus. Primero, cuando la cuarentena era estricta, lo hizo con el ATP y la IFE. Ahora, con restricciones más suaves, pero durísimas para sectores como el turismo, el sector gastronómico y el comercio, ayuda con un paquete con gusto a poco que empeora el cuadro general de inflación, pobreza y falta de trabajo. Además, como dice el economista Juan Carlos Vaccarezza del Partido Federal, la emisión de dinero desmedida producto de la pandemia sumado a la falta de ofertas sin producción, se convierte uno de los principales motivos del proceso inflacionario en lo que va del 2021.

Necesitamos que el Gobierno dé señales claras de hacia dónde quiere ir, quiénes los van a acompañar y cuál es el plan para solucionar los problemas estructurales que vive la Argentina. Hay problemas que fueron agravados por la pandemia y que pueden empeorar aún más si no se toma conciencia de la situación en la que estamos. Dr. Miguel Saredi Dirigente bonaerense y candidato a diputado por el Partido Federal

Deja una respuesta