miércoles 4 de agosto de 2021 🕒 01:03:53

LA PLATA: La causa por el triple crimen de los Policías a Juicio Oral

La justicia platense elevó a juicio oral la causa del triple crimen de la Planta Transmisora del Ministerio de Seguridad, ocurrido en octubre de 2007, y en la que está imputado el ex policía y compañero de las víctimas, Marcos Adrián Ezequiel Casetti

En el escrito de 54 carillas los fiscales María Victoria Huergo, Jorge Martín Paolini y Esteban Pascual Lombardo acusaron a Casetti de “homicidio agravado por el concurso premeditado de dos o más personas, por su comisión con alevosía, por haberse cometido con el objeto de procurar su impunidad y por haberse perpetrado en razón de la condición –de policías- que revestían las víctimas, todo ello en concurso real –tres hechos- con el delito de robo agravado por el uso de armas de fuego aptas para el disparo”.

La pena en expectativa es la de prisión perpetua.

Además de Casetti están imputados y prófugos Fernando Darío Maciel y Mariano Ezequiel Filippi Medina.

El triple crimen ocurrió el 19 de octubre de 2007 en la planta transmisora del ministerio de Seguridad ubicada en Arana, localidad del Gran La Plata.

Los policías Alejandro Vatalaro, Ricardo Torres Barboza y Pedro Díaz custodiaban ese predio de la fuerza cuando fueron atacados y brutalmente asesinados.

Hasta noviembre del año 2010, la principal hipótesis era que una banda mixta (policías y delincuentes) había atacado el complejo para robar armas y drogas. Por eso estaban presos el ex agente Marcos Casetti (compañero de las víctimas) y un grupo de barrabravas de Cambaceres y de Estudiantes que –según esa teoría- acompañaron al oficial.

Las primeras semanas de investigación se perdieron tras una pista que luego quedó descartada. Mencionaba una supuesta venganza pasional de un novio despechado. Era porque Vatalaro había mantenido una relación con la ex pareja de un empleado público que estuvo detenido por unos días.

El ex policía Casetti grabó un video en la Unidad 9, donde está detenido, en el que cuenta con detalles los presuntos motivos del ataque.

Asegura que junto con dos amigos –Fernando Maciel y Mariano Medina (hijos de funcionarios del Servicio Penitenciario)– entraron a la planta de comunicaciones a robar equipos porque querían “armar una banda de secuestradores”. Y además, admite que buscaban “provocar impacto público” con el episodio, que se registró a una semana de las elecciones presidenciales de 2007.
La grabación primero fue descartada, pero se inició un expediente paralelo.

Una prueba de ADN sobre muestras levantadas en la escena del crimen coincide con el perfil de restos hallados en un allanamiento en la casa de Maciel.

Con estos nuevos elementos los fiscales elevaron el caso a juicio oral y el requerimiento deberá ser contestado por la jueza de Garantías, Marcela Inés Garmendia. Por Luis Sangiorgio

Deja una respuesta