viernes 22 de enero de 2021

REFORMA POLITICA: Tiene puntos positivos y otros no tanto,el proyecto entraria en el Congreso el proximo miercoles

11dinero[1]Aprovechando el resultado que dejó la Ley de Medios Audiovisuales el gobierno quiere aprovechar el momento y mediante algunas concesiones con sectores progresistas, tratará de sancionar la Ley de Reforma Política a partir del miércoles próximo, fecha según el ministro Randazzo que ingresará el proyecto a la Cámara Baja. La intención del Gobierno es conseguir la aprobación de la ley antes del recambio legislativo del 10 de diciembre, cuando el kirchnerismo perderá la supremacía parlamentaria. “La idea es que estos anteproyectos sean presentados la semana que viene y, por supuesto, si podemos tratarlos este año, mejor”, dijo ayer el ministro del Interior, Florencio Randazzo, a cargo de la redacción de las iniciativas que anunciará la Presidenta. Una de las medidas que provocarán más polémica en los partidos más chicos es que quien quiera presentarse como candidato deberá obtener, al menos, el 3% de los votos del padrón general. De esa manera, las fuerzas políticas más pequeñas podrían ver fuertemente restringido el acceso a una candidatura nacional. Esto las obligará a formar alianzas para concretar sus postulaciones. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, lo explicó ayer con ironía. “Vamos a estar todos garantizados de que los que se presentan tienen detrás una masa crítica que los acompaña y los clubes de admiradores no podrán presentarse; tendrán que tener forma de partido político con afiliados que los respalden”.
El proyecto, tal como adelantó el diario La Nación, prevé un sistema de elecciones internas copiado del que se emplea en la provincia de Santa Fe. El Gobierno impulsará que en 2011, unos meses antes de las elecciones generales del cuarto domingo de octubre, todos los partidos definan el mismo día y en todo el país a sus candidatos. Las primarias serán obligatorias para todos los ciudadanos, independientemente de que estén afiliados o no a un partido.
El proyecto del Gobierno que será debatido por el Congreso antes de que finalice el año prevé que ningún candidato podrá presentarse si antes no pasó por la elección interna. Tampoco podrá competir aquel que haya perdido. En la Casa Rosada refuerzan que Kirchner mantiene hoy un 30% del electorado en la provincia de Buenos Aires, y que en el resto del país controla al peronismo, lo que le posibilitaría mediante su alianza con los gobernadores dejar en el camino a otros competidores internos, como el senador santafecino Carlos Reutemann o el ex presidente Eduardo Duhalde.

 

 

La iniciativa dejará en el camino los ensayos electorales a los que supo apelar el ex presidente durante otros comicios. Según adelantó a La Nación uno de los hombres que trabajan en el proyecto, se eliminarán las llamadas listas colectoras y las espejo. Como las internas involucrarán tanto las candidaturas presidenciales como las de los cargos de senadores y diputados nacionales, un postulante presidencial sólo podrá llevar en la misma boleta una única lista de legisladores. Tampoco un candidato podrá presentar más de una boleta, con su nombre y distinto partido, lo que se conoce como las listas espejo, que inundan con el nombre de un mismo postulante el cuarto oscuro.
Uno de los avances más novedosos del proyecto del oficialismo será la prohibición de fondos privados para la campaña audiovisual. La iniciativa que presentará la Presidenta establece que el Estado se hará cargo de la publicidad de los partidos tanto en radio como en televisión, un rubro que se lleva entre el 70% y el 90% del gasto total en una campaña electoral.
Aunque la oposición planteó durante la última campaña reformar el sistema de votación, con la introducción del voto electrónico o la boleta única, el oficialismo abandonó por ahora esa pelea. Ninguna de las dos propuestas formará parte del paquete de medidas que Cristina Kirchner presentará en la Casa Rosada.
No le resultará tarea sencilla al oficialismo aprobar en tiempo récord esta norma, antes del 10 de diciembre. Primero, porque este tipo de legislación requiere mayoría agravada en ambas cámaras y, segundo, porque la oposición en su conjunto ya planteó algunas disidencias de fondo, aunque de manera dispar.
El radicalismo no mira con malos ojos la posibilidad de elecciones internas, abiertas y simultáneas, pero reclama la instrumentación de la boleta única (en reemplazo de la boleta sábana) y exige una fuerte regulación del uso de los fondos públicos por parte del Gobierno en momentos de campaña.
En el PJ disidente observan que la obligación para los partidos de convocar a elecciones internas, abiertas y obligatorias estaría concebida para entronizar a Kirchner como candidato del PJ.
También el Partido Socialista alienta la boleta única. Y cuestiona las fuertes restricciones a los partidos para participar en los comicios nacionales. Según los borradores de la iniciativa que circulan por algunos despachos legislativos, se obligaría a las agrupaciones a reunir al menos el 4 por mil de afiliados sobre el total del padrón nacional.
Las restricciones para participar de elecciones nacionales ya desataron preocupación en los partidos más pequeños, como los de la centroizquierda, que pusieron el grito en el cielo. “No vamos a consentir que se pretenda eliminar la participación de los partidos minoritarios”, enfatizó Claudio Lozano (Proyecto Sur).
Mas allá de las bondades que encarna la Ley de Reforma Política según el ministro Randazzo, una cosa es segura, esta sanción si se lograra tal cual tiene planeado el Ejecutivo, significará un mazazo para las huestes del los sectores opositores al PJ oficial que detenta Néstor Kirchner el dilema de ir a una interna contra el aparato y si se pierde dejarle el camino allanado al pingüino mayor es algo que ya empezó a carcomer los cimientos duhaldistas, con el agregado que obligaría a Julio Cobos a tener que aceptar volver al radicalismo para tener la posibilidad de ser candidato, cosa que la UCR vería con sumo agrado en vez del camino inverso del tener que ir a rogarle al vicepresidente para que sea candidato.
Sectores como el macrismo y el denarvaismo se las tendrán que ver en figurillas para lograr amalgamar tropa a su alrededor ya que en los últimos armados brilló el dejar gran cantidad de heridos a los costados del camino. Nadie aceptará de buena gana tener que participar en estructuras partidarias como simple invitado y con el margen de manejo acotado, ya no serán posibles los frentes o alianzas como otrora, por lo tanto el riesgo para los sectores que esperan un recambio debido al debilitamiento del oficialismo tendrán que tener mucho ingenio y mucha muñeca política para poder logra acuerdos que luego no salten por el aire.
Al ex presidente Kirchner ya no le interesa hacer esfuerzos en captar más simpatizantes, él entiende que pelear por esto es una pérdida de tiempo, si está abocado a socavar al máximo la estructura de su archirival Eduardo Duhalde y como ayer a la tarde lo reconocía uno de los popes sindicales a la salida de una iglesia capitalina donde se acababa de  bautizar al  hijo de un amigo, “si sale esta Ley vamos a tener problemas en serio”. AgenciaCNA

Deja una respuesta