viernes 24 de mayo de 2024 20:18:56

POSE “EVITAMOS UNA CRISIS QUE PROBABLEMENTE HUBIESE SIDO LA PEOR DE LA HISTORIA

En su mensaje inicial ante el Senado, el jefe de Gabinete resaltó que el Gobierno de Javier Milei logró alcanzar más rápidamente de lo que se esperaba el déficit cero, y destacó que al llegar al poder en diciembre el país se encaminaba a la hiper.

En su debut en el Congreso de la Nación, el jefe de Gabinete, Nicolás Posse, arrancó trazando un panorama de lo que encontraron al llegar al Gobierno, en diciembre pasado. “Encontramos un largo proceso de parche sobre parche que habían llevado al país a una situación de gran estabilidad, con inflación reprimida y otros desajustes de la economía”, señaló.

En una larga enumeración de datos económicos que hizo al principio de su intervención, el jefe de Gabinete destacó la tasa de inflación que había en diciembre pasado, de 1% diario, con una proyección anual de 3.500% y una inflación reprimida que se estaba transformando en una hiperinflación. A modo de ejemplo, la inflación mayorista del mes de diciembre era del 54%, lo cual a su juicio verifica estas proyecciones.

“Había un faltante de caja del Banco Central de 12 mil millones de dólares, y un vencimiento de deuda inminente de 800 millones de dólares, además de 50 mil millones con importadores”, continuó, para destacar a continuación que tal como se había anunciado en la campaña, el Gobierno se propuso “arrancar el problema de raíz”.

“Bajar lo más rápidamente posible la financiación, frenar el proceso hiperinflacionario que ya se había lanzado”, señaló, destacando el exceso del gasto y el déficit que esto genera y los mecanismos que luego se utilizan para financiarlo. Habló de “un desequilibrio del Tesoro de 5  puntos del PBI y a nivel del Banco Central de 10 puntos del PBI, más el faltante de caja que ya comentamos”.

Posse destacó que “había que ir a una macro ordenada y asumir un proceso de disciplina fiscal y monetaria como Argentina hace tiempo que no transitaba”. Recordó que la inflación de diciembre terminó muy alta: 25,5%. “Pero es casi la mitad de lo que se estaba proyectando a inicios del mes. A partir de entonces se inició un camino descendente de la inflación, con 20% en enero, 13% en febrero, 11% en marzo y ayer vimos el registro de abril, de 8,8%”, detalló, afirmando enfáticamente que “estamos claramente en un proceso descendente de la inflación”.

Para el jefe de Gabinete, “el equipo económico está mostrando convicción y aplicando las distintas correcciones al sistema de mercado y regulaciones que estaban trabando la economía, levantando trabas de manera consistente o ajustando, como hicieron ayer las tasas para acomodarlas a los nuevos índices inflacionarios”.

“El objetivo fue bajar el déficit; siempre hablamos de ir a déficit cero, y la sorpresa que tuvimos fue que si bien todos consideraban que llevar el déficit argentino a cero en diciembre de 2024 era una meta inalcanzable, no solo en enero alcanzamos ese déficit cero, sino que llegamos a superávit, y eso se ha mantenido desde entonces”, enfatizó.

“El Banco Central ha comprado más de 16 mil millones de dólares, reponiendo el déficit de caja y pagando todas las obligaciones desde que asumimos”, informó el funcionario, remarcando que “superávit fiscal significa que somos un país solvente. Es la primera vez que sucede desde 2008”.

Según Posse, “entre otras cosas, se evitó un default de 50 mil millones de dólares en documentos entregados a importadores, y como reflejo, siendo un país solvente, el riesgo país bajó de casi 3.000 puntos en octubre a poco más de 1.200 en el momento actual”.

“En resumen, evitamos, como dijo el presidente, una crisis que probablemente hubiese sido la peor de la historia, ya que combinaba lo peor del Rodrigazo; lo peor de la inflación de 1989, y lo peor de la crisis de los años 2001 y 2002… Con un adicional: los niveles de pobreza que tiene hoy la Argentina no existía en esos tiempos”, admitió el jefe de Gabinete.

Insistió Nicolás Posse en que nuestro país tiene “un serio problema de credibilidad; hemos prácticamente destruido la credibilidad de nuestro país, sobre todo ante nuestros propios ciudadanos y ante el exterior. Hoy, por algún motivo, los argentinos tienen medio PBI bajo el colchón. Nuestro principal deber es reconstruir esa credibilidad, primero dentro del país, y luego en el exterior, para encarar un proceso de desarrollo”.