jueves 13 de mayo de 2021 🕒 18:23:06
El tiempo - Tutiempo.net

MARIA EUGENIA VIDAL PRESENTÓ SU LIBRO “MI CAMINO” CON CRÍTICAS AL KIRCHNERISMO Y PORQUÉ RECHAZÓ SER CANDIDATA PRESIDENCIAL

Macri y Horacio Rodríguez Larreta., “Fueron personas muy importantes para que yo sea quien soy. Siempre voy a estar agradecida por eso sostuvo Vidal

La ex gobernadora bonaerense criticó al gobierno nacional por el escándalo del “Vacunatorio VIP” y a los “funcionarios que cobran jubilaciones de privilegio”.

A modo de primer paso en su reaparición pública, María Eugenia Vidal presentó su libro Mi camino por streaming y sin invitados, por el pico de contagios. La ex gobernadora bonaerense evitó dar definiciones electorales, aunque dejó un fuerte mensaje en contra de la grieta y aseguró que más allá de ser o no candidata “pondrá el cuerpo” este año y en 2023. “Voy a defender lo que creo y estoy convencida de lo que quiero para la Argentina”, sugirió una aspiración nacional para su futuro político.

“Para mí la grieta hoy no está tanto entre el Frente de Todos y Juntos por el Cambio sino entre la gente y la política. Muchos políticos están interesados en atacar al otro y no en decir la verdad y dar respuestas concretas a los problemas”, arrancó Vidal en La Usina del Arte el lanzamiento del texto -editado por Penguin Random House, con prólogo de José Abadi- en ese tramo con una crítica general y luego con casos puntuales apuntados al Gobierno.

“Ver chicos de 18 años, militantes kirchneristas. subiendo a las redes que se habían vacunado mientras hay adultos mayores que seguían esperando”, cuestionó, y luego se dirigió a Alberto Fernández: “Todos tenemos que hacer un esfuerzo, pero no admite que se equivocó y que estamos así porque no hay un plan de vacunación que haya funcionado. El año pasado nos encerramos y yo lo acompañé, pero ahora sí hay vacuna pero no hay vacuna en nuestro país”.

Por la pandemia, la presentación se transmitió por redes sociales y Vidal compartió el escenario únicamente con la periodista Eleonora Cole. Detrás de cámara estaban su pareja Enrique Sacco y sus hijos. La había postergado dos veces, primero por el viaje a San Salvador para ser veedora electoral de la OEA y después para no superponerse con el lanzamiento del libro de Mauricio Macri. Tenía pensado un raid por algunas provincias, algo que por el momento quedó en suspenso, aunque levantará el perfil con entrevistas en los medios.

Como se esperaba, Vidal evitó dar definiciones electorales, aunque dejó algunas señales hacia adelante. “No corresponde hablar de candidaturas. Si hay algo que puedo decir es que en esta elección, en la siguiente y en la otra, sea o no candidata, le voy a poner el cuerpo y a defender lo que creo. Estoy convencida de lo que quiero para la Argentina. Lo que vaya a ser lo va a definir la gente”, dejó abierto, y esquivó responder si se presentará este año, ya fuera en la provincia de Buenos Aires para “ordenar” la interna como presionan en el PRO o en la Ciudad para una posible disputa contra Patricia Bullrich: “Todavía estamos discutiendo públicamente la fecha de la elección, hay tiempo para definir. Lo que me da tranquilidad es que Juntos por el Cambio creció y tiene muchos liderazgos”.

Luego reforzó la consigna de superar la grieta, un mensaje hacia adentro de Juntos por el Cambio complementado con otra crítica a Alberto Fernández: “El consenso no es tibieza ni negación de valores. Sentarme con otro que es distinto a mí no me convierte en el otro. La firmeza no se proclama, se demuestra. Los extremos son más ruidosos pero no son mayoritarios. Es clave dejar de descalificarnos. Cuando gobernás no podés darte el lujo de enojarte, menos si tenés un 42% de pobreza”.

En un momento se refirió a las relaciones con Macri y Horacio Rodríguez Larreta. “Fueron personas muy importantes para que yo sea quien soy. Siempre voy a estar agradecida por eso. Lo que pasó cuando gané la Provincia es que los tres tuvimos responsabilidades distintas. El proceso pudo haber tenido tensiones, más que nada por los roles”, dijo, sin ir más allá. Luego ratificó que no se arrepintió de rechazar el llamado “plan V” (su candidatura a presidenta en 2019) ni de no haber desdoblado ese año las elecciones en la provincia: “Cuando uno empieza a buscar candidaturas alternativas y estrategias electorales de fechas es que algo más profundo está mal. No era eso lo que iba a resolver los problemas que tenía la Argentina”.

Una diferencia que venía marcando con Macri fue sobre la necesidad de autocrítica de las gestiones de Cambiemos. En su caso esta vez marcó dos: el conflicto docente (“hubo 20 días en los que cinco millones de chicos no fueron a la escuela”) y el predominio de hombres en su etapa en la gobernación bonaerense: “No haber tenido un gabinete con paridad hoy no se puede justificar”. En ese tramo también hubo reivindicaciones: “Si hay un legado es que nadie va a poner en duda es que una mujer puede gobernar la provincia”. Fte. Identidad Correntina

Deja una respuesta