sábado 16 de enero de 2021

EL GOBERNADOR DE LA PROVINCIA DE BUENOS AIRES CONVOCÒ A TODOS LOS INTENDENTES POR EL AUMENTO DE CASOS DE CORONAVIRUS

En el gobierno bonaerense ya saben que los jefes comunales de Juntos por el Cambio no están de acuerdo con una posible medida que restrinja la circulación durante la noche

Axel Kicillof, se sentará el martes 5 de enero de 2021 con los intendentes de los municipios de la Costa para evaluar y comenzar a definir qué medidas restrictivas se pueden tomar para evitar que los casos de coronavirus sigan creciendo. La preocupación está instalada en el gobierno bonaerense y aumenta a la par de los contagios. El rebrote parece ser un hecho que se está visibilizando en la temporada de verano.

En el encuentro, que se llevará a cabo en San Bernardo a partir de las 12, también estarán los intendentes del Conurbano. Pero ellos asistirán a través de una videoconferencia. Si bien el foco de preocupación está en el desarrollo de la temporada de verano en la costa, la curva de contagios de COVID-19 también empezó a crecer en las localidades más pobladas del Conurbano. Por eso todos los intendentes de la provincia fueron invitados.

Por parte del Ejecutivo bonaerense estarán el ministro de Salud, Daniel Gollan; el viceministro de esa cartera, Nicolás Kreplak, el jefe de Gabinete, Carlos Bianco, y la ministra de Comunicación, Jesica Rey. Los jefes comunales de la costa aún no confirmaron presencia, pero en el Gobierno estiman que estarán todos. La gravedad que implica el aumento de contagios amerita una resolución conjunta.

En la provincia descartan la posibilidad de cerrar completamente la temporada. “Hay cero chances de que eso suceda, graficaron cerca del gobernador. Esa misma idea expuso el ministro de Turismo, Matías Lammens, durante su visita a Villa Gesell en la mañana de este lunes, aunque aclaró que la continuidad de las vacaciones dependerá del comportamiento de la gente en la Costa.

En el gobierno bonaerense ya saben que los jefes comunales de Juntos por el Cambio no están de acuerdo con una posible medida que restrinja la circulación durante la noche. En un principio una opción era que el horario de cumplimiento fuera entre las 22 y las 6. Los jefes comunales entienden que perjudicará la actividad comercial, una de las más afectadas durante la pandemia. Por eso se resisten a que se aplique ese tipo de restricciones en el medio de la temporada.

Martín Yeza, el jefe comunal de Pinamar, se mostró en la misma línea. En diálogo con este medio aseguró que “un toque de queda sería una decisión no comprendida por los comerciantes que la han remado y que hoy son los grandes socios del Estado para tener actividades con protocolos”. El intendente considera que prohibir la salida de la gente a la calle no se va frenar el contagio. “Anular a los comerciantes va a traer consecuencias económicas y laborales y no va a disminuir la curva de contagios porque aumentaría la clandestinidad”, sostuvo.

También en contacto con este medio, el intendente peronista de Villa Gesell, Gustavo Barrera, anticipó que van “a apoyar las medidas sanitarias que tengan que ver con evitar las aglomeraciones, prevenir los contagios y evitar una suspensión de la temporada”. Y agregó: “En Gesell tenemos relativamente pocos casos, pero el cuidado sabemos que debe ser regional. Estamos interconectados, el virus no conoce fronteras. Ningún municipio se salva solo”.

A partir del 15 de diciembre las autoridades sanitarias de la provincia comenzaron a ver que la curva de contagios crecía nuevamente. Los casos aumentaron día a día hasta llegar, el 29 de diciembre, a 4.417 casos, el pico del último mes. Antes de ese día, tanto desde el gobierno bonaerense como de los municipios anticiparon que el principal problema eran las fiestas y reuniones clandestinas, además del relajamiento de la gente con los cuidados básicos.

Al día de hoy en el AMBA hay un 55% de camas de terapia intensiva que están ocupadas, mientras que en el interior el porcentaje es del 38%. Hay disponibilidad pero deben tener en cuenta el delay de los casos. Los resultados de los contagios de esta semana recién se verán en quince días. Ese es el motivo por el que en el gobierno de la provincia apuran la decisión. Hay que tomarla ahora para que tenga impacto en el corto plazo y el virus no siga corriendo.

Deja una respuesta