sábado 18 de septiembre de 2021 🕒 07:18:22

LA MATANZA: REUNIÒN ENTRE EL OBISPO GARCIA Y EL INTENDENTE ESPINOZA LUEGO DEL DURO COMUNICADO DE LA IGLESIA POR LOS BARRIOS POPULARES

El Obispo Garcìa dijo, como dice nuestro Papa Francisco, en esta barca estamos todos y nadie se salva solo

El intendente de La Matanza, Fernando Espinoza, volvió a la sede del Obispado de San Justo, ubicado a pocos metros del Palacio Almafuerte, sede del Gobierno comunal. Allí, lo esperaba el titular de la Diócesis de San Justo, monseñor Eduardo García, quien, horas antes, junto a once curas de barriadas populares de La Matanza, había emitido un fuerte comunicado para reclamar un “Estado inteligente mente presente” frente a la crisis social que se profundizó con la pandemia de coronavirus. Fernando Espinoza  pidió una reunión con García, quien ya le había expresado, a principios de junio, que era necesario “apuntalar el hambre” en los barrios más vulnerados. Como fruto del encuentro, ahora, el Municipio asumió compromisos concretos para atender a esas demandas, según relató el obispo.  El Obispo de la diòcesis de La Matanza  explicó a medios  periodísticos que “la reunión con Espinoza giró en torno a los puntos en los cuales nos centramos como problemáticas existentes, en este momento, en nuestras barriadas, dado que por las características propias de los lugares merecen una atención que, muchas veces, escapa a los protocolos y atención que se brinda al resto del Partido” y aseguró que, con el Intendente, coincidieron en que “hay cosas que ajustar”, aunque también destacó que “la respuesta de las autoridades no se hizo esperar”.

Por eso, en el comunicado difundido el martes, los representantes de la Iglesia habían enumerado que los teléfonos oficiales no dan respuestas, que los traslados ante posibles casos de coronavirus no se dan a tiempo y que muchos de los que quedan a la espera de los resultados de los testeos regresan a sus casas y no a centros de aislamiento. Esos resultados, aseguraron quienes están en el territorio, llegan demorados y muchos de los contagiados quedan en aislamiento en sus hogares, que no están preparados para transitar una cuarentena en condiciones dignas. Del mismo modo, advirtieron que no se hace el seguimiento apropiado de los casos y que tampoco se brinda información clara acerca de la cantidad de vecinos con coronavirus, lo que torna “imposible recalibrar todo el trabajo comunitario” que la Iglesia lleva adelante.

Ante estos reclamos, durante la reunión con García, Espinoza se comprometió a que cada cura villero podrá contar un referente del Municipio “que sirva de nexo y pueda recibir, directamente, las problemáticas que se van presentando en el día a día, a efectos de brindar una rápida respuesta; sobre todo, en lo que se refiere al traslado, aislamiento y seguimiento de los casos” para poder hacer “una evaluación constante” de la situación, especialmente, en momentos en que los contagios crecen con mucha rapidez y La Matanza ya acumula 5.268 casos positivos.

También, se acordó nombrar un responsable del plan DETecTAR para cada barrio donde los curas villeros trabajan “que permita una articulación más ágil y eficaz” y “que responda a las características de cada sector habitacional”, explicaron desde el Obispado, desde donde volvieron a emitir un comunicado tras el encuentro entre García y Espinoza en el que convocaron a un trabajo en conjunto para paliar esta crisis.

“En este momento, todos nos encontramos en la escuela de las dificultades, aprendiendo día a día a resolverlas. Como dice nuestro Papa Francisco, en esta barca estamos todos y nadie se salva solo. Creemos firmemente en que la comunidad organizada con los vecinos y vecinas, las Iglesias, las organizaciones sociales y el Estado en todos sus niveles podemos encontrar soluciones integrales y viables a esta crisis”, expresaron en este nuevo mensaje, ante una nueva apuesta a que las demandas de los sectores populares sean contempladas.Fte. El1 Digital

Deja una respuesta