martes 26 de enero de 2021

UN ARTÍCULO PERIDÍSTICO DEJA A LA LUZ LA CAUSA QUE PODRÍA PROVOCAR LA SALIDA DEL JEFE BRESSI

La denuncia deja en evidencia que la recaudación ilegal tiene una línea ascendente que parte de las Plantas, sube primero hacia Miranda, luego pasa a Pissaco y concluye en Bressi

Un integrante de la fuerza habría acusado a Bressi y dos importantes hombres de la Policía Provincial de estafar, en una cifra millonaria al Estado, con una maniobra ilegal en la verificación ilegal de autos.

La misma deja al descubierto un sistema de recaudación ilegal, que llega hasta el jefe máximo de la institución. La contundencia de la acusación se basa en que fue presentada por un propio integrante de la fuerza. Y la gravedad de la denuncia, no sólo perjudica a Bressi y otros altos integrantes de la Bonaerense, sino que además deja muy mal parado al ministro de Seguridad de la provincia, Cristian Ritondo, dado que el negocio no es nuevo y viene desde hace tiempo.

“Nadie puede sorprenderse por la denuncia presentada en Asuntos Internos, y menos las autoridades del Gobierno de María Eugenia Vidal”, le dijo a Adelanto 24 un comisario que se retiró hace de la fuerza.

La causa que puede terminar con la carrera de Bressi se inició el 28 de mayo. Ese día, el principal Pelayo presentó en Asuntos Internos una denuncia contra tres altos integrantes de la policía: Bressi; el director general de Investigaciones, Jorge Pissaco y el hombre a cargo de todas las Plantas de Verificación Policial de la provincia de Buenos Aires, el comisario inspector “Máquina” Miranda.

Miranda está a cargo de la Dirección de Prevención del Delito contra la Propiedad Automotor. Pissaco es nada menos, que el tercer con mayor poder en la Bonaerense, detrás del jefe y el subjefe.

Pelayo los acusó de estafar, en una cifra millonaria, al Estado provincial a través de las verificaciones vehículares. Sabe de lo que habla, ya que trabaja en la Planta Verificadora de Pilar, una de las siete que están en el conurbano bonaerense y cuyo responsable máximo de todas ellas es Miranda.

El efectivo de la Bonaerense se presentó ante Asuntos Internos con el libro de actas de la Planta Verificadora de Pilar, en donde se deja constancia de los autos que la policía controla por día, sólo en esa Planta. En el libro se detallan todos los trámites que debe realizar el titular de cada auto.

El dato que Asuntos Internos no puede obviar es que existe una filmación de cuando Pelayo se lleva el libro de actas de Pilar. Las pruebas están muy fundamentadas.

Con la presentación del libro de actos, Pelayo quiso demostrar no sólo el modus operandi de la Planta Verificadora de Pilar, sino que también dejar en claro que ese mecanismo de recaudación se repetía en las otras seis Plantas del conurbano.

“El negocio es simple. En el libro de actas, figura que se realizaron 100 trámites, cuando en realidad se realizaron, por lo menos, 150. Cada verificación cuesta 150 pesos y la policía no hace figurar las otras, para de esa manera quedarse con la plata”, le explicó un comisario inspector a este medio.

Pelayo denuncia que esto sucede en la Planta Verificadora de Pilar, en la de Quilmes y en la de La Matanza.

“Los números que se obtienen de este negocio ilegal son grandes. Recaudan algo más de cuatro mil pesos por día. No hay una cifra exacta, puede ser mucho más debido a la cantidad de trámites que se realizan, y a que se trabaja de lunes a sábado. Los investigadores de Asuntos Internos calcularon que al mes se recaudan más de 500 mil pesos y al terminar, a través de esa caja de recaudación ilegal, la policía cerca de seis millones de pesos. Aunque muchos creen que es más. Esto surge de las primeras averiguaciones pero están seguros de que el número es mucho mayor, porque existen siete en el conurbano y más subplantas en toda la provincia”, dijo el policía retirado.

Para los conocedores de los negocios policiales de La Bonaerense, este sistema de recaudación se perfeccionó en la gestión del antecesor de Bressi, el ex jefe de la policía de Daniel Scioli, comisario general Hugo Matzkin.

La denuncia deja en evidencia que la recaudación ilegal tiene una línea ascendente que parte de las Plantas, sube primero hacia Miranda, luego pasa a Pissaco y concluye en Bressi.

Pero hay más irregularidades. Según la ley 1390 de la Procuración de la provincia de Buenos Aires las fuerzas de seguridad no pueden investigarse a sí mismas. Esto suena lógico. La acusación de Pelayo avanza de manera muy lenta en Asuntos Internos. “Es evidente que la fuerza trata de cubrir, ya que si esto sale a luz, el jefe de la policía debe renunciar. Lo que están haciendo es un escándalo”, señaló el comisario retirado.

Sin embargo, la denuncia ya provocó bajas. El jefe de la Planta Verificadora de Morón, el comisario Pérez fue removido de su cargo, igual suerte corrieron, el que estaba a cargo de la Planta Verificadora de Ramos Mejia, el subcomisario Giménez y el subcomisario Ojeda, que tiene a su cargo la Planta Verificadora de Quilmes.

Bressi y los demás denunciados están frente a un problema mayúsculo. Se superaron a sí mismos, y dejaron en ridículo la famosa frase de Bierce. Ellos además de hacer trampa, están denunciados, y parece que robaron mucho.Fte. Textual Adelanto24

Deja una respuesta