jueves 15 de abril de 2021 🕒 05:15:54
El tiempo - Tutiempo.net

El advenimiento de las fiestas de fin de año una obsesión de los presos por recuperar su libertad

Los presos trasladan las presiones a sus abogados defensores, los que
tiene que dar explicaciones engorrosas y poco satisfactorias para los
reclusos

mat2-loppez-carriberoArticulo producido por el abogado Dr. Hugo López Carribero. Los presos siempre quieren recuperar su libertad durante todo el año, pero
para la época navideña ese deseo se convierte en una obsesión. Es una idea
comprendida en el pensamiento de los reclusos, que se apodera de sus
mentes de manera constante y uniforme. Los presos son los más agudos
rumiantes mentales.

Hay, dentro de las unidades carcelarias, una antigua fábula, con plena
vigencia en la actualidad, según la cual para navidad a los jueces se les
ablanda el corazón, y por ese motivo suelen otorgar mayor número de
libertades que durante todo el año. Como decía, esto es una fábula, una
situación absolutamente ficticia y falsa.

Los presos trasladan las presiones a sus abogados defensores, los que
tiene que dar explicaciones engorrosas y poco satisfactorias para los
reclusos. Muchos abogado toman el peor de los atajos, mentirle al preso
para poder postergar la conversación. Eso sólo dura una semana, la
distensión es efímera y sus consecuencias muy nocivas para el preso y su
familia, y también para el abogado, desde ya.

No hay ninguna ley que autorice al juez a dejar en libertad a preso
alguno, por el solo hecho de acercarse la navidad.

El abogado penalista se predispone de mal modo ante un planteo de esta
naturaleza. Se irrita y rechaza el diálogo.

Pero si usted desea obtener un buen resultado de su juicio, consulte
amablemente las veces que sean necesarias a su abogado, pero no lo
presione. El abogado sin presiones trabaja mucho mejor. Igual que usted,
vio?

De la misma manera, cuando converse con su abogado recuerde que siempre
deberá contar toda la verdad, luego él se encargará de acomodar las cosas
de la mejor manera posible. Usted comprende, mentirle a su propio abogado
es una conducta tan tonta como peligrosa. Sin embargo, aunque usted no lo
crea, recibo semanalmente entre dos y tres mentirosos en mi despacho por
semana. Los restantes cuentan la verdad.

Los abogados no somos auxiliares de la justicia. Somos parte integrante de
la administración de justicia. Pues el concepto de administración de
justicia no se agota con el Poder Judicial. Es decir que los abogados no
formamos parte del Poder Judicial, pero sí de la administración de
justicia, que desde ya es mucho más como no podía ser de otra manera.

Deja una respuesta