lunes 12 de abril de 2021 ūüēí 02:46:06
El tiempo - Tutiempo.net

LA PLATA: Investigan a la Policía por la muerte del vecino de Wilde

wildeLleg√≥ de la facultad un rato antes de lo habitual y abri√≥ la reja de la entrada a la casa. De golpe, al menos tres ladrones que sal√≠an tras haber tomado como reh√©n a su familia para asaltarla se lo encontraron de frente. Y le empezaron a disparar sin ning√ļn motivo: el hombre recibi√≥ cuatro tiros, uno en la cabeza. Muri√≥ antes de llegar al hospital. Enseguida sus vecinos, indignados, denunciaron que hab√≠an llamado al 911 durante el robo y que¬†un patrullero fue al lugar y no hizo nada. As√≠ se desat√≥ un esc√°ndalo que incluy√≥ una marcha de protesta (ver¬†‚ÄúLos vecinos…).

Ayer por la noche, tras varios allanamientos, la polic√≠a detuvo a un sospechoso por el crimen del estudiante de Geograf√≠a Javier Gallardo (41). Se trata de un joven de 27 a√Īos cuyas huellas digitales fueron halladas en la escena del crimen y que fue identificado mediante el sistema AFIS, la base de datos inform√°tica de personas con antecedentes penales.

Tal como inform√≥¬†Clar√≠n¬†en parte de su edici√≥n de ayer, el asesinato ocurri√≥ el lunes a la noche en la localidad de Wilde, partido de Avellaneda. Anoche, el ministro de Seguridad bonaerense, Alejandro Granados,¬†dispuso la intervenci√≥n de la comisar√≠a 5¬į, con jurisdicci√≥n en la zona, para esclarecer la responsabilidad de agentes de esa seccional en el asesinato.

‚ÄúCon el mismo auto que usaron los ladrones el lunes (un Volkswagen Bora negro), una semana antes asaltaron a una vecina que vive a metros de la casa de Gallardo. Por eso, al ver el coche estacionado en la cuadra, llamamos al 911. Un rato despu√©s,¬†un patrullero pas√≥ por la cuadra y los polic√≠as ni se detuvieron¬†a identificar el veh√≠culo sospechoso‚ÄĚ, le dijo indignada a¬†Clar√≠n¬†una vecina llamada Roxana.

Por la crisis, la superintendente de Seguridad de la Bonaerense Graciela Cunial, tuvo que ir ayer al lugar del hecho. All√≠ dijo que la Direcci√≥n de¬†Asuntos Internos abri√≥ un sumario¬†para investigar por qu√© el personal policial enviado a chequear el auto, que result√≥ ser de la banda, ‚Äúno culmin√≥ con el protocolo que est√° establecido‚ÄĚ.

La superintendente¬†confirm√≥ que ‚Äúhubo un llamado al 911‚Ä̬†y que ahora se investiga qu√© se hizo con √©l. ‚ÄúTenemos todos los elementos tecnol√≥gicos para chequear el horario de llegada del llamado. Y habr√° que verificar si los polic√≠as actuaron como indica el protocolo para estos casos‚ÄĚ, explic√≥ Cunial. Y admiti√≥ que ‚Äúla Polic√≠a¬†no cuenta¬†con los datos de la chapa patente del auto de los delincuentes, a pesar de que los vecinos aseguran que la patrulla se estacion√≥ detr√°s‚ÄĚ.

Fuentes del caso se√Īalaron que la explicaci√≥n que dieron internamente a sus superiores los polic√≠as que acudieron al llamado del 911 es que pensaron que el coche se√Īalado por los vecinos era de un garage que hay a la vuelta. Para los vecinos,¬†esto es inveros√≠mil.

El robo que termin√≥ con la muerte de Gallardo se produjo en una casa ubicada en la calle Bol√≠var 5559, entre Bismark y Lobos. All√≠ viven Mirta, de 74 a√Īos, junto a su hijo, Diego Cantavenera. Este es pareja desde hace m√°s de 20 a√Īos del estudiante asesinado. Los dos¬†viven en una casita que se hicieron en el fondo de la propiedad.

‚ÄúHab√≠an venido a cenar mi hermano Gabriel y su mujer. A eso de las 21, Gabriel sali√≥ para ir a comprar unas gaseosas. En la puerta, mientras estaba subiendo a su Ford Fiesta,¬†lo sorprendieron los asaltantes. Se lo llevaron de reh√©n hasta el Acceso Sudeste. Luego volvieron a la casa, donde estaban mi mam√° y Diego, mi otro hermano‚ÄĚ, explic√≥ aClar√≠n¬†Marcelo Cantavenera. En la casa, los asaltantes ataron y encapucharon a la familia. ‚ÄúMi mam√° le dijo a un ladr√≥n: ‚Äė¬ŅVos no ten√©s madre?‚Äô. Y el asaltante le peg√≥. A Gabriel¬†le pusieron las dos armas en la garganta. Todo el tiempo los amenazaban. ‚ÄėLos vamos a matar‚Äô, dec√≠an. Adem√°s ve√≠an fotos de viajes que hemos hecho y dec√≠an: ‚ÄėVos viaj√°s, vos ten√©s plata‚Äô. Ten√≠an entre 20 y 35 a√Īos y el m√°s joven era el m√°s agresivo‚ÄĚ, resalt√≥ Marcelo.

El hombre le dijo a¬†Clar√≠n¬†que los ladrones estuvieron¬†una hora y cuarto adentro de la casa. ‚ÄúCuando los delincuentes se estaban escapando, Javier tuvo la mala suerte de entrar sin saber lo que pasaba. Solo por eso lo mataron‚ÄĚ, expres√≥.

En el medio, los vecinos llamaron al 911, se√Īalaron el auto de los ladrones,¬†un patrullero fue al lugar y se retir√≥ sin intervenir.

Los ladrones escaparon en el Bora negro y en un Ford Fiesta que la familia ten√≠a guardado. M√°s tarde, el auto fue abandonado en el barrio porte√Īo de La Boca. Los vecinos¬†contaron que la zona es muy insegura¬†y que casi todas las casas cercanas ya fueron asaltadas.

‚ÄúMi familia y yo sufrimos 36 hechos de inseguridad en los √ļltimos nueve a√Īos. Sufrimos robos, se me metieron en mi casa, nos robaron autos ya m√≠ me secuestraron dos veces. El √ļltimo episodio fue hace dos meses cuando un asaltante con un cuchillo le rob√≥ el auto a mi marido‚ÄĚ, explic√≥ a¬†Clar√≠n¬†Mirta, que vive a s√≥lo dos cuadras de donde fue el crimen.