miércoles 8 de diciembre de 2021 🕒 15:47:48

AZUL: Incrieble historia dos vecinos con padres cambiados

En la bonaerense ciudad de Azul acaba de conocerse una historia que pareciera salida de un cuento fantástico. Un episodio que ocurrió hace 37 años pero cuyos protagonistas confirmaron recién ahora. Es la historia de dos familias vecinas, de dos madres que dieron a luz en el mismo día y en el mismo hospital, y a quienes una enfermera, por error, les intercambió a sus hijos. Durante 34 años las dos familias vivieron a apenas cinco cuadras de distancia sin siquiera sospechar que sus hijos habían sido cambiados y que habían vivido todo ese tiempo con la familia equivocada.

Es el caso de Gustavo Germain y Javier Delmasso, actualmente de 37 años, quienes siguen sin poder creer lo ocurrido después de haber sabido del hecho hace poco tiempo. «La verdad es que estamos todos mal -contó Marta, la madre biológica de Gustavo- cuesta asumirlo. Mi marido se la pasa llorando. Yo a mi verdadero hijo no lo vi cuando nació, lo vi por primera vez a los 34 años. Es algo tremendo».

Marta afirma que nunca sospecharon nada, a pesar de que, al igual que le ocurrió a la madre biológica de Javier, cuando le trajeron por primera vez a su bebé en septiembre de 1974 después de que pasara la noche en neonatología, llevaba una ropa que no era la suya. En ese momento la enfermera se excusó y dijo que era un error normal, que se había confundido con la vestimenta del niño del cuarto contiguo.

LAS PRIMERAS SOSPECHAS

Fue Javier el primero que, hace unos años, empezó a tener dudas cuando intentó donar sangre a su hermana y descubrió que tenía un tipo sanguíneo diferente al que constaba en su partida de nacimiento.

A ese episodio se unió un encuentro fortuito entre quien era su verdadero hermano biológico y el papá de Gustavo, quien en realidad era su padre, en julio de 2007, en el que se quedó impactado por el parecido físico que guardaba con ellos, una semejanza que no tenía con la que creía que era su familia.

Javier se hizo en 2009 las pruebas de ADN con su familia de crianza y luego con la de Gustavo, quien al principio «no quería saber nada, ni remover el pasado» hasta que fue madurando la situación. «Hay mucho dolor en ambas familias, pero tenemos que aprender a sumar, porque los chicos ahora tienen cuatro papás, tienen un privilegio», sostuvo Marta.

El caso es investigado por la justicia, pero hasta el momento no han logrado localizar a la enfermera que confundió los bebés.

EL DIA DEL NACIMIENTO

Gustavo y Javier nacieron el 19 de septiembre de 1974 con diez horas de diferencia y sus madres estuvieron en habitaciones contiguas, aunque nunca se conocieron.

«En ese entonces, no se acostumbraba que las madres se llevaran al chiquito a la habitación, se quedaban toda la noche en la nursery, donde eran cambiados y alimentados», contó Gustavo.

Al otro día, cuando a cada madre le llevaron el bebé, las dos respondieron lo mismo: «Ese no es mi bebé, tiene otra ropa.» «Y la enfermera les contestó lo mismo a las dos: ‘Quedate tranquila que me confundí con la chica de al lado, es la ropita’. Pero no fue la ropa, fueron los bebés los que estaban cambiados», relató Gustavo.

«Fue como una bomba atómica que cayó sobre nosotros», dicen hoy Gustavo y Javier, involuntarios protagonistas de una historia que los cruzó hace 37 años, sin que lo supiesen, en la maternidad del Sanatorio de Azul.Fte.eldia.com

 

Deja una respuesta