martes 20 de abril de 2021 🕒 19:35:06
El tiempo - Tutiempo.net

QUILMES: Un padre pide a la Justicia que su hijo vuelva a la cárcel

Un hombre de 62 años pidió hoy a la Justicia de Quilmes que vuelva a enviar a prisión a su hijo, actualmente con libertad condicional y adicto a las drogas, ante las reiteradas amenazas de muerte y agresiones físicas que sufren todos los integrantes de su familia.

Fuentes judiciales confirmaron que la denuncia fue efectuada por Néstor Silva ante el juzgado de Ejecución Penal 2 de Quilmes, el cual le otorgó años atrás la libertad condicional a su hijo Jorge Silva (30), quien había sido condenado a siete años y medio de de prisión por robo calificado cometido en el año 2006.

El hombre relató que le pidió al juez Federico Merlini que vuelva a detener a su hijo y lo mande a prisión “para evitar que mate a alguien”, luego de que esta madrugada mantuvo como rehenes a todos los integrantes de su familia porque no le daban dinero para comprar drogas y alcohol.

“Esta madrugada regresó a la casa cerca de las dos y media de la madrugada totalmente drogado y comenzó a tratarnos mal a nosotros y un nieto de tres años que está bajo nuestro cuidado. Nos encerró en una pieza del departamento y empezó a romper todo lo que encontraba por la casa”, dijo Silva.

Además, de acuerdo a ese relato, tomó a todos como rehenes y les impidió durante varias horas salir del departamento que habitan en el quinto piso de un edificio en el barrio “Juan Domingo Perón” en la localidad de Bosques, partido de Florencio Varela.

Silva vive allí con su mujer de 63 años, su nieto y, desde que fue beneficiado con la libertad condicional, con su hijo Jorge.

Fuentes policiales confirmaron que esta madrugada recibieron un alerta por un hecho de violencia doméstica y amenazas de muerte, por lo que acudieron dos móviles de la comisaría local.

Una vez en el lugar, los policías fueron recibidos por vecinos que contaron que se escuchaban gritos del joven que amenazaba al resto de la familia.

En un descuido, Silva padre logró salir del lugar y entrevistarse con los policías, a quienes les pidió que detengan a su hijo.

“Los voy a matar a todos ustedes y a los policías que quieran entrar a la casa”, gritó Silva hijo al descubrir que la casa estaba rodeada de policías.

“La policía no pudo hacer nada porque mi hijo está destruido por las drogas. Ni siquiera podían entrar porque no tenían orden judicial. Es una pesadilla para nosotros”, relató el hombre.

Según contó Silva, su hijo fue condenado en marzo de 2006 a siete años y medio de cárcel, acusado del delito de “robo calificado”, pero tras cumplir poco más de un año de prisión, fue beneficiado con la libertad condicional.

“Seis meses después de recibir la condicional, mi hijo dejó de cumplir con la requisitoria de ir una vez al mes al juzgado. Después, volvió a ser detenido y llevado a un centro de rehabilitación para drogadictos de La Plata”, explicó el hombre.

“Finalmente, el juzgado de Ejecución Penal dos de Quilmes le otorgó nuevamente la condicional y le consiguió un trabajo en una carpintería de la zona”, relató.

Silva contó que su hijo “vuelve todas las noches en muy mal estado por las drogas y tenemos una pelea en nuestra casa. Vuelan cosas y rompe todo lo que encuentra en su camino. Estamos viviendo como rehenes de nuestro propio hijo. Cuando está drogado no se conoce ni a él mismo”.

“El año pasado, le arrojó una olla de agua hirviendo a su hermano que estaba de visita en la casa porque no le quería dar plata para comprar droga”, dijo.

Finalmente, Silva aseguró que “los vecinos del barrio también se unen para que la justicia vuelva a detenerlo antes de que mate a alguien o prenda fuego a algún vecino”.

Deja una respuesta