viernes 5 de marzo de 2021 🕒 13:22:09
El tiempo - Tutiempo.net

QUILMES: Internas calientes para suceder al intendente Gutierrez

“Es ganable. Difícil pero no imposible”. Palabras más, palabras menos, ése es el concepto que hoy prima en Quilmes tanto en las huestes del jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, como en la del diputado Francisco de Narváez que confían en cierto estancamiento en las encuestas de Francisco “Barba” Gutiérrez y en la proliferación de listas para dividir el voto y ganar la intendencia en octubre.

Una colectora de Cristina Kirchner y Daniel Scioli y otra de la Presidenta y Martín Sabbatella sería sumamente beneficioso para ambos sectores que, de todos modos, deben todavía resolver sus cuitas internas, algo que aún parece lejos de concretarse y promete semanas de negociaciones.

El que más avanzado tiene la resolución es el anibalismo. Enfrascado en una pelea con tres candidatos, Aníbal reunió semanas atrás al director provincial de PYMES, Daniel Gurzi, al director Nacional del Registro Nacional de Armas del Ministerio de Justicia, Andrés Meizsner, y al concejal Leandro Jarsún y les informó que irán a una interna el 14 de agosto bajo el sello del Partido Auténtico. Por el momento, fuera del combate quedaron los ediles Edith Llanos y Roberto Gaudio.

De los tres primeros saldrá el candidato que tendrá una colectora de Cristina Kirchner y Daniel Scioli. Y de ellos el que más confiado está es Gurzi. “La interna la ganamos claramente. Ni Meizsner ni Jarsun tiene la gente para fiscalizar y estamos hablando de 170 escuelas más o menos”, dicen sus allegados. Para la general, aseguran que el funcionario provincial tiene un piso que ronda el 20 por ciento en intención de voto y que el Barba “apenas llega al 30 por ciento”. En el oficialismo y en el denarvaísmo también ven como ganador de la interna a Gurzi.

En las filas del Colorado el que se perfila como candidato a intendente es el concejal Eduardo Schiavo. Todavía está conversaciones con los sectores macristas que lideran José María Salustio y Obdulio D`Angelo y confía en sumar al duhaldismo. Según cuentas dirigentes cercanos al edil, las últimas encuestas lo ubican con un 9 por ciento de intención de voto –“sin campaña”, se excusan- aunque quieren aprovechar los 22 puntos que mediría el Colorado en el distrito.

Igualmente, la candidatura de Schiavo está atada al posible acuerdo que podrían alcanzar De Narváez y Ricardo Alfonsín. En ese caso, la carta radical quilmeña es Ricardo Sánchez aunque Schiavo busca que el ex dueño de Casa Tía pida encabezar la lista local del acuerdo. Sucede que, al igual que lo que pasa con Lomas de Zamora, La Plata y Avellaneda, De Narváez estaría pensando en pedir la candidatura a intendente en Lanús y Quilmes.

Tranquilidad oficialista

Mientras, en el kirchnerismo oficialista respira tranquilo en base a encuestas propias. Según aseguran fuentes comunales, en abril Gutiérrez encargó una encuesta para medirse con los candidatos K que podrían enfrentarlo en una interna. Allí, el Barba sacó un 50 por ciento de intención de voto, Gurzi un 13 por ciento, Meizsner un 5 por ciento y Jarsun un 3 por ciento.

En la general, en base a un sondeo de la consultora de Natalia Calcagno, Gutiérrez ostenta una intención de voto del 37 por ciento, Gurzi un 11 por ciento y Salustio un 5 por ciento. El concejal de la CC Mario Sahagun arañó los 2 puntos aunque no fueron medidos más candidatos.

De todos modos, si bien la encuesta revela una amplia ventaja a su inmediato perseguidor, los números lejos están de emular a los que muestran otros jefes comunales de la Tercera Sección como Fernando Gray en Esteban Echeverría o Darío Giuztozzi, en Almirante Brown.

Igualmente, en el oficialismo todavía guardan una carta bajo la manga. Por su “cercanía ideológica” con Sabbatella la intención es que el diputado no presente candidato en el distrito, lo que achicaría la oferta electoral y las posibilidades de dispersar el voto. En un primer momento, se especuló con que el Barba –que en junio comienza con la campaña en forma oficial- vaya tanto en la nómina de Scioli como en la de Sabbatella pero la idea ya fue descartada.

“Estamos más que tranquilos. Tenemos un buen porcentaje de intención de votos con 20 puntos de diferencia y si –en relación al anibalismo- están tan seguros de que nos ganan. ¿Por qué directamente no se presentan en una interna el 14 de agosto contra nosotros y nos sacan de la cancha?”, se ufanan en el Gobierno municipal.

Deja una respuesta