lunes 26 de septiembre de 2022 23:13:56

POLITICA: Los bloques de UNION PRO siguen unidos a pesar de la distancia de Macri y De Narvaez

 Los desencuentros entre Mauricio Macri y Francisco De Narváez,  por ahora no hicieron peligrar la armonía de los bloques que ambos comparten en la Legislatura de la provincia de Buenos Aires. Es que ni los ex empresarios ni sus legisladores afines consideran un buen negocio aislar a los suyos en Cámaras donde reina la paridad y en las que Unión Pro, pese a las desavenencias de sus referentes, tiene poder para definir la mayoría de las votaciones.  “Sabemos que somos el único puente que queda entre Macri y De Narváez y eso obliga a no dividirnos”, confesó a LPO uno de los quince diputados de Unión Pro. La misma fuente aseguró que el empresario jamás bajó línea para separar a sus seis incondicionales del resto. Macri tiene cinco que lo consideran referente y los cuatro restantes trabajan a tono con Eduardo Duhalde, aunque nadie los imagina nunca junto al jefe de Gobierno porteño.  Pero el macrismo, aun con las heridas por las ingratitudes de De Narváez que ya no se esfuerzan por disimular, es donde menos intenciones hay todavía de una ruptura. Por el contrario: fue el propio Macri quien este mediodía remarcó como un lauro el trabajo en conjunto que todavía realiza con el diputado nacional en el parlamento bonaerense. Pragmático, el jefe de Gobierno nunca bajó la orden de estropear el acuerdo legislativo provincial y hasta soporta exhausto que los suyos se reúnan con De Narváez cada vez que visitó la Legislatura.  Para algunos macristas, esas andanzas son todavía una esperanza de que “el colorado” podría finalmente apostar a la provincia y desentenderse de sus aspiraciones nacionales. Nada parece ir por ese carril.  Si sus jefes no se lo exigen, no habrá legislador que considere conveniente dejar el segundo bloque en número de Diputados, donde el oficialismo está a diez votos de llegar a la mayoría. El último gesto de unidad fue este martes, cuando firmaron varios proyectos en conjunto, como el pedido de informes sobre la venta de leche a Paraguay  La última vez que los quince hablaron de sus jefes fue hace dos semanas en una reunión que tuvieron en la Cámara, en la que la necesidad de unión primó aún ante la heterogeneidad que caracteriza el bloque, donde confluyen ruralistas, peronistas del conurbano y jóvenes sin mucho ruedo político. El jefe de la bancada es Ramiro Gutiérrez, de Dolores y ladero del senador provincial Alfredo Meckievi.  Un síntoma de la importancia que le dio De Narváez a la Legislatura y la parsimonia con la que se la tomó Macri: Meckievi también preside el bloque Unión Pro de Senadores. Los macristas sólo ligaron la vice 1 de Diputados, a cargo del primo del jefe de Gobierno, Jorge Macri.  En aquella discusión los cuatro diputados y la senadora ligada a Felipe Solá, ya separado del frente que los tuvo de protagonista en los comicios del año pasado, decidieron armar sus propios bloques.  El Senado tiene dos macristas, cuatro denarvaísas confesos –aunque siempre volátiles- y un delfín del sindicalista Gerónimo Venegas, cuya lealtad a Duhalde está ajena a cualquier coyuntura política, una rareza en épocas de sumo efectismo político. Este sexteto está en condiciones de permitirle a los 19 oficialistas superar el quórum, al que se llega con 24 votos, arma que ya usaron para darle vía libre a algunas leyes, como la reciente reforma penal. No será un instrumento que quieran entregar fácil, al margen de las peleas que los sobrevuelen.

Deja una respuesta