martes 19 de enero de 2021

ECONOMIA: Del mundo en el sube y baja

Informe semanal para PRISMA, producido por el Dr. Rodoldo Rossi, reconocido economista internacional. En una semana de volatilidad continuada, en su último día, se definió por la caída del Euro frente al Dólar. La moneda europea, estuvo presionada por preocupaciones sobre la complicada economía griega y también rumores, posteriormente desmentidos, que la Canciller alemana Ángela Merkel, podría renunciar. Simultáneamente, el presidente del Banco Central Europeo manifestó, que Europa esta enfrentando “un grave problema de deuda” y adicionalmente, enfatizó sobre la “importancia de un US$ fuerte”. Tales manifestaciones, fueron posteriores a la decisión del BCE, de mantener las tasas de interés en su mínimo histórico del 1 %, por octavo mes consecutivo. El Euro/US$ caía a 1,4373, frente 1,4417, de la semana anterior, luego de tocar 1,4516, el lunes pasado. El US$ subía, pese a las débiles cifras de ventas minoristas y a las altas solicitudes de desempleo, de EEUU, conocidas recientemente. Aun así, el US$ perdía posición frente al Yen, que se revalorizaba a 90,84, su menor nivel en casi 4 semanas. Ello fue resultado de la caída de las monedas prominentes y, también por algún recorte de riesgo de los inversionistas. La Libra, continuó firme frente al US$ y, especialmente, frente al Euro. Las monedas “refugio” de esta semana fueron el Yen, el US$ y el Franco Suizo. Flojas se vieron a las nórdicas y a las “commodities currencies” (El Real perdió 2,6 % y en general, el numerosos cruces de riesgo). El Peso argentino ($) no tuvo modificación.

Los mercados de valores accionarios tuvieron el viernes un cierre flojo, perdiéndose las ganancias de la semana, pero manteniendo ganancias en relación al año 2009. Se destacó la Bolsa de Tokio, aunque con la revaluación reciente del Yen, no tendría mucho atractivo. En Latinoamérica, la de Perú mantiene buenos resultados, bien la de Buenos Aires y aflojando las de Chile y Brasil.

Las materias primas se las vio más debilitadas y el índice S&P (commodities) GSCI bajó a 520,37, desde 542,27 (4,04  %), incidido por el fuerte ajuste del petróleo  que cayó durante toda la semana y concluyó a US$ 77,91 el barril, en tanto, que la semana anterior, había cerrado a US$ 82,76. También, aflojaron algunos  metales (cobre, plomo, cinc) mejorando el estaño y, levemente, el aluminio. En las materias primas agrícolas, en el Mercado de Chicago, bajaron los contratos a Marzo de soja, maíz y trigo. Los “soft commodities”, continuaron con una suave firmeza, destacándose el  cacao, el azúcar y el café.

El oro, con altibajos, cerró en US$ 1.131,9 la onza (tocó, el lunes pasado, US$ 1.152,25), perdiendo, en la semana, un 0,67 %.

Los Bonos de EEUU, subieron en su precio y bajaron en su rendimiento, acorde con la revalorización del US$. En el caso de los de 10 años, su rendimiento quedó en 3,67 %, frente a 3,8360 %, de la semana anterior. Ello estaría reflejando algunas dificultades en el contexto financiero global y un menor apetito en la exposición de activos de riesgo.

No obstante a ser optimistas, en cuanto a la tendencia alcista de los mercados, por la incidencia de la fuerte liquidez existente y la necesaria en el futuro, esta semana se observó con cierta atención, que las dificultades económicas de Europa, EEUU y aun China, persisten y podrían poner límites, a la recuperación de la actividad económica general y de allí, las vacilaciones y altibajos de los mercados.

ARGENTINA Y SUS PROPIOS PROBLEMAS

Aun en las circunstancias cambiantes de la economía mundial, en la puja macro entre la “devaluación o la revaluación del US$”, con todos los avatares y alternativas que ello significa, estamos convencidos, que nuestro país, tiene todas las posibilidades de beneficiarse, en muy buena instancia, como gran proveedor de materias primas, principalmente alimenticias, en un mundo que es y será, plenamente demandante. En virtud de ello, somos muy positivos sobre nuestro futuro.

Sin embargo, no dejamos de pensar, que tenemos que resolver numerosos problemas políticos, y aun institucionales internos, para poder realmente, participar plenamente, de la riqueza que nuestras fuentes, generan de “noche” y que todos nosotros – sin dudas – destruimos durante el día.

En el momento actual de irregular funcionamiento institucional económico, y considerando siempre, que los intereses de la Nación, están muy por encima de la conciencia de los hombres, aprecio que un renunciamiento patriótico, por parte de la dirección del Banco Central, sería conveniente, para que las máximas autoridades ejecutivas nacionales, asuman plenamente, las responsabilidades inherentes y afronten – con todas las consecuencias – el futuro de los hechos.

En circunstancias, poco reconciliables, es preferible, dar “pasos al costado” y dejar a los verdaderos responsables y a la Justicia quien mejor provea.

Constituye el fin común,que nuestro país, se encamine, definitivamente, a la regularización final de sus compromisos, para mejorar su calificación crediticia, hoy deteriorada.Fte.multimediosprisma.com

Deja una respuesta