Publicación: 30/11/2017

EL GOBIERNO PROVINCIAL Y LOS DOCENTES INICIAN LA DISCUSIÓN PARITARIA 2018

Los sindicatos, según pudo saberse, irán “a escuchar”. En la previa, del lado gubernamental hubo un silencio absoluto. No sólo para con los medios. También con los gremios.

“Se sabe que, con todos los sectores, van a manejar una propuesta de entre un 8 y un 12 por ciento (de aumento salarial para el año 2018) ajustable por inflación. Por eso no la anticiparon: no iban a arriesgarse a un no seguro antes de la primera reunión”, dijo a este diario un importante referente del Frente de Unidad Docente, que nuclea al Suteba, Sadop, Amet, Udocba, Uda y Feb.

Los gremios irán “a escuchar” lo que proponga el Ejecutivo de la Provincia

La pregunta es si los funcionarios “pondrán” hoy un número sobre la mesa o si se abocarán a cuestiones estrictamente técnicas y dejarán la puerta de la paritaria abierta con suficiente tiempo, a fin de evitar un inicio de clases harto conflictivo como fue el de este año.

Ahora bien, vale destacar que la reflexión del gremialista con el que habló este medio dejó en claro que los docentes no aceptarán la fórmula de un porcentaje bajo ajustable por inflación, esquema que, si bien ningún funcionario publicó en letras de molde, se sabe que es la idea fuerza que guía a la administración bonaerense de cara a la negociación salarial 2018.

UN AÑO MUY COMPLEJO

Lo cierto es que, más allá de las distintas posturas, es positivo que se comience a hablar del salario de los maestros antes de que terminen las clases. Caso contrario, crecen sustancialmente las posibilidades de que se repita la película de todos los años: negociaciones tardías, diferencias insalvables, discusiones contrarreloj y un comienzo de curso donde la palabra paro ocupa el centro de la escena.

El calendario escolar de este año no se normalizó hasta el 4 de julio. Ese día, los seis gremios aceptaron la propuesta del gobierno bonaerense, consistente en un 24 por ciento de suba salarial más dos sumas fijas.

Hasta entonces, 17 días de paro, movilizaciones y un permanente cruce de declaraciones agresivas entre funcionarios y gremialistas fueron los protagonistas de la primera mitad del ciclo escolar.

Tan así fue que aquel 4 de julio, la presidenta de la Feb, Mirta Petrocini, expresó que “a pesar de la aceptación, los congresales (de ese gremio) volvieron a transmitir su profundo malestar por las descalificaciones y el intento de deslegitimar la lucha, que incluyeron descuentos, desprestigio hacia la tarea y hacia la representatividad, agresiones verbales, voluntariado, entre otros”. El gobierno siempre culpó a los sindicatos de “tomar a los chicos como rehenes”.Fte.ElDía

Deja un comentario