Publicación: 23/11/2017

LA MATANZA: CONMOCIÓN EN RAMOS MEJÍA POR EL HOMICIDIO DEL JOYERO

Rubén Dufour (55) había salido a correr por una plaza de Haedo y volvía a su casa en Ramos Mejía. Iba a dejar algunas compras que había hecho y luego a visitar a su padre, que está internado. Pero lo mataron antes. Cerca de las 22 del martes, el joyero estacionó su camioneta en Maipú al 900 y cuando estaba por bajar las bolsas aparecieron tres hombres. Hubo una discusión y, después, un disparo. Dufour terminó muerto con un tiro en la cabeza. Los atacantes se fueron en un auto que estaba estacionado más adelante y que habrían robado minutos antes, a unas diez cuadras de donde mataron a Rubén.

Para los investigadores, se trata de otro trágico raid delictivo en la zona oeste. El segundo, después de la noche en la que dos vecinos murieron en Tres de Febrero, en distintos asaltos ocurridos con 15 minutos de diferencia, el domingo pasado.

Al dueño de la joyería y relojería Fudor, ubicada en Belgrano 86 de Ramos Mejía, lo habrían ejecutado los mismos ladrones que minutos antes robaron un Peugeot 307 gris en Alvarado al 200.

Según denunció la víctima del primer episodio, un ladrón armado bajó de un Volkswagen Gol en el que irían otras tres personas y lo obligó a darle su auto. Luego, habrían usado el Peugeot 307 para atacar al joyero.

En tanto, la Policía de La Matanza no descarta que a Dufour hayan “querido secuestrarlo para pedir rescate” u otro tipo de delito.

Un testigo que en el momento del hecho circulaba con su auto por el lugar dijo que vio a Rubén al lado de su camioneta Jeep y a un grupo de personas hablando con él. Hasta ese momento no notó nada extraño, pero cuando terminó de pasar por el lugar oyó “una detonación”.

El testigo contó que cuando se dio vuelta, el joyero había caído al piso y los agresores, que llevaban bolsas en sus manos, se fueron en un auto que estaba estacionado unos 30 metros más adelante.

Después del disparo, familiares y vecinos de la víctima salieron a ver qué había pasado y encontraron a Rubén tirado sobre el asfalto con un balazo en la cabeza.

Uno de sus hijos no quiso esperar hasta que llegue la ambulancia y lo llevó en la camioneta hasta el hospital de Haedo. Dufour fue operado de urgencia pero los esfuerzos fueron en vano ya que, minutos después, el joyero murió. Había perdido una gran cantidad de sangre en la puerta de su casa.

Luego del ataque, peritos de la Policía Científica analizaron la escena del crimen y recolectaron un casquillo de una bala calibre .40.

El caso quedó a cargo del fiscal de Homicidios de La Matanza Jorge Yametti, quien al cierre de esta edición aguardaba el resultado del análisis de las cámaras de seguridad de la zona que permitan identificar los vehículos que participaron en los dos hechos y el recorrido de los asaltantes. Aunque en la cuadra donde ocurrió el crimen no hay cámaras.

También se esperaba la autopsia sobre el cuerpo de la víctima para determinar cuántos tiros recibió y de qué tipo de arma.

La familia de Dufour se encontraba en “estado de shock” por el asesinato y esta noche todavía no había podido declarar en la causa. Sí pudieron aportar el dato de que Rubén venía de hacer compras e iba a dejarlas en la casa.

Para los investigadores, los ladrones no pudieron concretar el robo de la Jeep pero huyeron con las bolsas que tenía Rubén.Las mismas que vio el testigo en manos de los asaltantes.

Según pudo reconstruir Clarín, Rubén era un comerciante muy querido en el centro de Ramos Mejía. Tenía dos hijos: Mateo y Valentín, que tienen una banda de pop/rock llamada Lunesmares. La madre de los chicos, Gladys, falleció hace algunos años. El hombre formó luego pareja con otra mujer, Viviana (47).

De acuerdo a un amigo de su infancia, Dufour hizo la secundaria en el Colegio Nacional y Comercial Vicente López, de esa localidad, y siempre fue comerciante.

“Comenzó con un negocio de comidas y le fue muy bien”, señaló aClarín. Luego, incursionó en el rubro joyas. “Su hobby era viajar”, dijo la dueña de una agencia de turismo donde solía contratar paquetes a distintos destinos. “Le habían robado un par de veces en la joyería y, por eso, era un tipo preocupado por la seguridad”, agregó la mujer.

En tanto, una amiga de la familia del hombre asesinado dijo que “toda esta zona (Ramos Mejía) está igual” ya que, consideró, “por más que haya cámaras, nunca agarran a nadie”.

La vecina dijo que en el momento del hecho, “estaban los hijos, que escucharon los gritos”, y aclaró que “no hubo ambulancia” porque al hospital lo llevó uno de ellos. Después de pasar por su casa, Rubén tenía previsto ir a visitar a su padre, que se encuentra internado. Fte. Clarín

Deja un comentario