Publicación: 7/11/2017

GRASSI FUE BENEFICIADO CON EL 2 POR UNO

El polémico beneficio del 2X1, que hace algunos meses fue aplicado a diferentes genocidas, ahora se aplicó en el caso del cura Julio Cesar Grassi, quien está condenado a 15 años de prisión por abuso sexual agravado a menores. Es que la Cámara Penal ratificó el fallo del Tribunal Oral Criminal 1 de Morón, que, en abril pasado, le concedió esta reducción de la pena al sacerdote.

A pesar de que aún estará preso hasta el 10 de agosto de 2026, dicho tribunal que lo había sentenciado en primera instancia, lo había beneficiado con el “dos por uno”. Incluso, el TOC1 destacó que a Grassi todavía le restan cumplir nueve años, cuatro meses y 20 días de condena. De todas maneras, en el momento de la resolución, el cura ya había cumplido tres años, nueve meses y veinte días de su condena, lapso que se computa como “dos por uno” por ser cumplido antes de que la sentencia quede firme.

En tanto, el 21 de marzo pasado, la Corte Suprema de Justicia confirmó la condena a Grassi por “abuso sexual agravado por resultar sacerdote, encargado de la educación y de la guarda del menor víctima, reiterado, dos hechos, en concurso real entre sí, que a su vez concurren formalmente con corrupción de menores agravada”. Con esta medida, la condena emitida en el 2009, que ya había sido confirmada por la Cámara de Casación y la Suprema Corte de la provincia de Buenos Aires, quedó firme.

Vale recordar que el Tribunal Oral Criminal 1 de Morón había condenado a Grassi por abuso sexual del menor conocido en los medios como “Gabriel” y lo sobreseyó en otros dos casos, pero el cura no fue preso al momento del fallo, sino recién en 2013, cuando la Corte confirmó su condena. En el momento en que se dictó su condena, el sacerdote debía cumplir 15 años tras las rejas, pero permaneció en libertad hasta septiembre de 2013, cuando perdió el beneficio de la libertad vigilada de la que gozaba ante el fallo de la Corte Suprema.

Lo cierto es que para el Tribunal, Grassi fue responsable del abuso de “Gabriel”, hechos que habrían tenido lugar en la “Casa San Juan Bosco” de la Fundación, en Hurlingham, y los mismos promovieron una “desviación en la sexualidad aún en formación del menor”. Sin embargo, fue sobreseído en los casos de abuso y corrupción de menores de “Ezequiel” y “Luis”, algo que también quedó firme tras el fallo de la Corte Suprema de Justicia. Asimismo, en noviembre del 2016, el cura fue condenado a dos años de prisión por malversación de caudales, ya que pagaba con los fondos que manejaba la Fundación Felices los Niños, una vivienda que el cura habitaba en la zona.Fte.El Intransigente

Deja un comentario