Publicación: 27/10/2017

MARIA EUGENIA VIDAL AVANZA CON LA ELIMINACIÓN DE LAS JUBILACIONES DE PRIVILEGIO

La Gobernadora de las Provincia de Buenos Aires, está convencida de que debe avanzar con el achique del gasto político. Cree que es el momento de dar señales en ese sentido a una sociedad que sigue reclamando austeridad a sus gobernantes.

Por eso, instruyó a sus ministros para que avancen con la eliminación de las jubilaciones de privilegio que existen en la Provincia. Concretamente, que tanto el gobernador, su vice y los legisladores, sólo puedan alcanzar el beneficio cumpliendo con los mismos requisitos que el resto de los empleados estatales.

Actualmente, por medio de una ley que rige desde hace varias décadas, quienes ocupan cargos políticos pueden retirarse computando como mejor haber el que cobraron durante el ejercicio de su función pública, si logran acreditar 55 años de edad y 30 de servicio.

Se trata de un privilegio para la clase política del que están excluidos los empleados del propio Estado provincial a quienes se les exigen 60 años de edad y 35 de servicio para que el Instituto de Previsión Social los reconozca como jubilados.

Los legisladores anotan otra ventaja: pueden acumular años de servicio de cualquier caja nacional, provincial, municipal o privada y “tener como mínimo dos años de antigüedad en el ejercicio del mandato de legislador”.

Así, obtienen una jubilación del 82% móvil, cuando el porcentaje para el resto de los estatales beneficiarios del IPS oscila entre el 70 y el 80% del haber del trabajador en actividad.

Con ese fin, el Ejecutivo enviará en los próximos días a la Legislatura un proyecto de ley elimina las jubilaciones de privilegio, según anticiparon ayer fuentes oficiales.

Como viene informando este diario, Vidal también está reclamando un gesto en ese sentido a la Legislatura y apunta a que reduzca su presupuesto en cerca de 2 mil millones de pesos.

La idea oficial que el jefe de Gabinete Federico Salvai habló con los presidentes de ambas cámaras, Daniel Salvador y Manuel Mosca, es que la ley que establece el tope de gastos del 1,5% tomando como referencia el Presupuesto provincial, sea reducido al 1,2%.

Según el proyecto oficial de Presupuesto y aplicando el tope actual, la Legislatura tendría para gastar unos 9.500 millones de pesos. En el gobierno provincial quieren que esas erogaciones no superen los 7.500 millones de pesos.

El Ejecutivo acompañará ese “gesto” y avanzará con una reducción de su planta de funcionarios políticos con la eliminación de unos 150 cargos de directores y subsecretarios. “No son trabajadores de planta permanente, son funcionarios”, se aclaró.

Según diversas estimaciones oficiales, el ahorro que se produciría por ese concepto en 2018 rondaría los 500 millones de pesos. “Será el segundo recorte que hagamos, porque el primer se produjo apenas asumimos”, dijeron cerca de Vidal.

Con ese objetivo, el Ejecutivo prepara una modificación a la ley de Ministerios. “Se reformulará para eliminar esos cargos, pero no habrá fusión ni eliminación de ministerios”, se anticipó.

Entre el achique legislativo y la supresión de cargos en la administración central, en el gobierno de Cambiemos dicen que se podrán ahorrar unos 2.500 millones de pesos. “Se van a destinar a obras públicas”, prometieron en el Gobierno.

Deja un comentario