Publicación: 27/10/2017

FERNANDO ESPINOZA REASUMIÓ EN EL PARTIDO JUSTICIALISTA BONAERENSE

El matancero  reasumió ayer la presidencia del PJ de la provincia de Buenos Aires y el kirchnerismo retomó así el control del sello partidario que le había revoleado a Florencio Randazzo para evitar una PASO entre el ex ministro de Transporte y la expresidenta. El exintendente del principal bastión electoral de Cristina fue uno de los últimos en llegar a la reunión en el local de la calle Matheu, donde los intendentes lo esperaban con la exigencia de que convoque a elecciones internas el 17 de diciembre para renovar autoridades. Martín Insaurralde reabrió sus oficinas de la calle Esmeralda para recibir a jefes comunales descontentos con la jefatura de Espinoza, quien ya anunció que buscará seguir al frente del partido. El sector más “renovador” de intendentes de la tercera sección, que incluye a Lomas de Zamora, Esteban Echeverría (Fernando Gray) y Almirante Brown (Mariano Cascallares) había propuesto que Verónica Magario, sucesora de Espinoza en el municipio, lo reemplace también al frente del PJ. Pero el exintendente ya dejó trascender que no le cederá esa silla a Magario y que buscará ser reelecto en diciembre.

Por la primera sección electoral, el candidato a presidir el peronismo bonaerense es Gustavo Menéndez, de Merlo. Representa el ala dialoguista y modernizadora del partido que pretende construir un frente con Sergio Massa más allá del kirchnerismo, alineado con figuras disdentes de Unidad Ciudadana como Miguel Pichetto y la presunta “liga” de gobernadores. Sin embargo, los barones de la tercera sección electoral no se resignan a la postulación de Menéndez y tampoco de Espinoza. Pretenden llegar a diciembre con un candidato propio que, en principio, podría ser Gray. Los intendentes que lideran la oposición interna a Espinoza animaron ayer una reunión paralela en un local de la calle Alsina para compactar el bloque que buscará desplazar al kirchnerismo como locomotora política del PJ bonaerense. En la Casa Rosada y en La Plata están al tanto de la acefalía del peronismo tras la derrota de Cristina ante Esteban Bullrich, la caída de Sergio Massa en Tigre y la famélica elección de Randazzo. Mauricio Macri, Marcos Peña. María Eugenia Vidal y Federico Salvai fijaron a La Matanza como la próxima obsesión electoral de cara a 2019. Luego del amplio triunfo en la primera sección electoral y en el interior de la provincia de Buenos Aires, el Gobierno buscará avanzar electoralmente sobre La Matanza, donde hace cuatro año no tenía estructura ante un todo poderoso kirchnerismo rozaba el 65% de votos. El domingo pasado, ese caudal electoral bajó al 50% mientras que Cambiemos superó un 30%.
El armado de Macri y Vidal en La Matanza tiene a Miguel Saredi como principal referente.. La reunión de anoche fue el primer encuentro de catarsis del peronismo bonaerense luego de la derrota electoral en la provincia de Buenos Aires y de la detención de otro dirigente del PJ de ese distrito como Julio De Vido. El kirchnerismo duro, más allá de Espinoza, también impulsa al intendente de Moreno, Walter Festa, quien ayer pasó parte de enfermo, no fue a la reunión pero ya blanqueó su interés por el lugar que hasta diciembre ocupa el matancero. Festa promete liderar un partido sin concesiones al “ajuste macrista”. Festa tendría el apoyo del llamado grupo Patria de intendentes, entre quienes se encuentran Jorge Ferraresi (Avellaneda) y Patricio Mussi Berazategui). Fte.ambito

Deja un comentario