Publicación: 5/10/2017

LA PLATA: EL INTERVENTOR EN LA UOCRA DIJO YA NO HABRÁ LUGAR PARA LOS VIOLENTOS

Carlos Vergara ingresó ayer por primera vez al edificio de la sede local de la Uocra. Tras la detención de su ex líder Juan Pablo “Pata” Medina, el interventor designado por la conducción nacional del gremio llegó junto a veedores de los ministerios de Trabajo nacional y bonaerense. Y se topó con varias sorpresas. Por caso, en el local encontró una peluquería, cientos de cajas de vino, bolsones de mercadería y hasta máscaras antigases. Sorprendido por los hallazgos, Vergara prometió que va a investigar esta inusual situación, que se desarrollaba ayer todavía en un clima de fuerte tensión. Y, en diálogo con este diario, adelantó que “en la Uocra no hay más lugar para violentos”.

Junto a los funcionarios de ambas carteras laborales, Vergara se reunió por la mañana con el juez federal de Quilmes Luis Armella, quien les entregó las llaves de la filial. Para el mediodía, los tres ya se encontraban frente a las puertas del local, dispuestos a retirar los precintos colocados tras el allanamiento de la semana pasada.

Y vio en la casona de dos pisos de la avenida 44 lo que luego describiría como “nunca antes visto dentro de un gremio en 30 años de trabajo”.

En el inventario que hoy le llegará a Armella se anotaron desde sillones de peluquería y ropa hasta packs de vino en cajas y unos bolsones de comida. Televisores y máscaras antigas, equipos de sonido y cámaras. Y también palas y escudos fabricados con barriles.

“Me encontré con un shopping”, sintetizó en diálogo con EL DIA todavía asombrado. “Lo inventariamos, labramos actas y las llevaremos ante el juez”, dijo. “Nosotros no sabemos qué hacer con eso porque no sabemos su procedencia, no sabemos si es malhabido porque la Uocra no da a las filiales estas cosas”, agregó.

La recorrida por el lugar descrito como “sucio, desprolijo y roto”, con apariencia de “haberse retirado de apuro”, fue el inicio de lo que el normalizador consideró “un trabajo bastante delicado”.

Es que quien fue interventor en dos ocasiones de la seccional de Uocra de Quilmes, de Lomas de Zamora, de San Lorenzo y luego de Rosario, donde vive, no puede aún calcular el tiempo que le llevará devolverle a la Uocra La Plata la normalidad.

“La Uocra es un gremio de puertas abiertas, por eso voy a hablar con las cámaras de la construcción, con representantes del Estado y con los delegados, con todos, incluso los que me tienen bronca”, anticipó.

Y contó que el ordenamiento tendrña una parte administrativa y otra político-institucional. “Vamos a hacer un reempadronamiento y recién una vez que esté concluida toda la etapa legal se llamará a elecciones”, siguió.

En este sentido, no desconoció que aún queden “secuelas de algunos que tienen bronca con lo que pasó”, pero subrayó que “todos los afiliados son dirigentes en potencia”. Y al cierre de su primer día en La Plata admitió: “No sé el trabajo que me va a llevar este objetivo, todavía no me imagino nada”.

Algo sí dio por seguro: “Queremos terminar con la violencia, en este gremio no hay más lugar para violentos”.

Mientras tanto, Juan Pablo “Pata” Medina y los principales actores del “clan” continúan detenidos.Fte. textual El Día

Deja un comentario